Pescaíto rico y barato... y mucho más

  • El pescaíto frito es la seña de identidad del 'Pepa y Pepe', pero no la única

pepa y pepe II

Por Pepa y Pepe respondía el nombre de una serie española de mediados de los 90 que tenía a Verónica Forqué y Tito Valverde como pareja protagonista. El nombre no es la única coincidencia con el lugar que nos ocupa. También es un matrimonio el que creó este "bar de tapas y freiduría", como reza en su carta. Un matrimonio de Madrid, curiosamente, instalado en Málaga y cautivado con lo que comía, montó en la calle Calderería una pequeña taberna con la freiduría malagueña como hilo conductor. Poco a poco se ha ido expandiendo. Allí está el Pepa y Pepe original, ahora con terraza más amplia. El paso llegó con el Pepa y Pepe II, sito en la calle Luis de Velázquez, esquina con Santa Lucía, más amplio y espacioso en su interior, también con mesas exteriores. Abierto desde julio de 2009, se ha convertido en referencia tanto para nativos como para turistas.

El pescaíto frito es la seña de identidad del bar, pero no la única. "Originalmente había unas 20 tapas o platos en la carta, ahora hay 60, hemos introducido progresivamente más variedad", explica Antonio Sánchez Alijo, propietario de los dos establecimientos junto a Miguel Ariza. El matrimonio dejó el negocio, pero ellos, trabajadores entonces, lo asumieron y, a tenor de la ocupación habitual en los dos locales, con completo éxito. La base es un producto de calidad y con precios muy competitivos. Se puede tapear en el Pepa y Pepe por menos de 2 euros la unidad. E inflarse hasta estar un día después sin comer por 15 euros por cabeza.

Hay pescaíto, pero también hay jamón y queso de calidad. Y paella, una de las últimas novedades. También delicias de roquefort, croquetas, unos pimientos fritos que en verano se salen. O las alitas de pollo, también muy solicitadas. Como una rica ensaladilla rusa, otra seña de identidad de la casa.

"El pescaíto es la base. Boquerones, rosada, pulpo, jibia, mejillones tigres... También las gambas. Son los platos más solicitados por los clientes, es el rasgo característico del negocio, lo que atrae a la gente y hay que cuidarlo", argumenta Antonio: "De lo que no es pescado, se pide mucho la rusa, también las berenjenas con miel. Fue un poco consecuencia de la demanda que veíamos. Venían familias enteras e igual a los niños no les gusta tanto el pescado y sí les apetecen cosas distintas como las patatas bravas o las croquetas. Así fuimos ampliando la oferta".

Es época difícil económicamente y el inmovilismo no cabe en los negocios. "La crisis se nota, claro que se nota. Entre semana, son los visitantes y los cruceristas que llegan los que mantienen las cuentas. En fin de semana sí se animan más los malagueños, ahora se mide más el gasto y es verdad que hay mucha gente pasándolo mal, lo notamos", señala el propietario, que recuerda que en la carta de vinos también hay producto autóctono, vino tinto y dulce de Málaga: "Cada vez se piden más nuestros vinos, es bueno para todos".

Enero y febrero son los peores meses para la hostelería malagueña, así que Pepa y Pepe II se renueva con ofertas especiales para este periodo, antes de Semana Santa, Feria o Navidad, las épocas más brillantes. Un 2x1 en raciones, 4,80 euros por cabeza para comer toda la paella que se sea capaz y 5,80 euros por cinco botellines más media ración. Son las promociones con las que este emblemático establecimiento del centro de Málaga compite en estos meses difíciles.

Es época dura en la hostelería el final del invierno. Ante la crisis, Pepa y Pepe se mueve y hasta final de mes tiene ofertas. 2x1 en las raciones; pagar un plato de paella (4,80 euros) y comer lo que se quiera, y cinco botellines más media ración por 5,80 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios