Almonteños y masais, 'hermanos'

  • Las poblaciones de Doñana y el Ngorongoro estrechan lazos través de la naturaleza

"Almonteños y masais, uníos", parece haber dicho la naturaleza. Y eso han hecho los habitantes del entorno de Doñana y el Ngorongoro, dos de las reservas de la biosfera más importantes del planeta, que quedarán unidos a través de un proceso de hermanamiento emprendido entre el Ayuntamiento de Almonte (Huelva) y la comunidad masai del Área de Conservación del Ngorongoro, en Tanzania, para promover el desarrollo sostenible de ambas zonas.

El Ayuntamiento de Almonte, que informó ayer de esta iniciativa, recordó que ambos pueblos comparten una cultura "tradicional" que ha sabido convivir en armonía con su medio natural en territorios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por lo que "guiándose por un espíritu de mutuo respeto y cooperación", almonteños y masais trabajarán, una vez firmado el documento de preacuerdo para el proceso de hermanamiento y para promover el desarrollo sostenible de las áreas de Conservación del Ngorongoro y de Doñana, "compartiendo sus conocimientos y experiencias para reforzar capacidades y buscar la autosuficiencia de las poblaciones de sendos territorios".

El Cráter del Ngorongoro, que está al norte de Tanzania, entre el Serengeti y el Lago Manyara, es "uno de los destinos turísticos de naturaleza más importantes del mundo". Su historia como espacio protegido se remonta a 1928, cuando se prohibió cazar en el cráter. En 1959 se amplió la zona de protección para crear el actual Área de Conservación del Ngorongoro a 800.000 hectáreas. Con el fin de preservar el estilo de vida de los pueblos indígenas y sus intereses, se reconoce el derecho al uso para el pastoreo que tradicionalmente habían venido ejerciendo los masai.

En este sentido, las "experiencias comunes" con Doñana en cuanto a usos tradicionales del territorio, como la ganadería, y otros usos más recientes, como el turismo, han llevado a ambas comunidades a decidir estrechar sus lazos e intercambiar su experiencia en la conservación del territorio y en los procesos de desarrollo sostenible de las sociedades que los habitan.

El inicio del proceso de hermanamiento entre ambos pueblos ha sido propiciado por el Proyecto Muruna, una iniciativa que promueve el desarrollo de la sociedad de la información en el área de Conservación del Ngorongoro (www.muruna.com).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios