Andalucía protagonizará actos de la Presidencia española de la UE en 2010

  • Se planifican una cumbre en Sevilla y eventuales consejos informales en Cádiz, Córdoba o Málaga

Una cumbre en Sevilla y varios consejos de ministros informales de la Unión Europea se celebrarán en Andalucía en el primer semestre de 2010, durante la Presidencia española de la UE. Las provincias de Cádiz, Córdoba y Málaga pueden albergar reuniones ministeriales. Hay pocos detalles, porque falta un año y el segundo referéndum irlandés sobre el Tratado de Lisboa, previsto para otoño, que condicionará el formato. La estructura de la Unión ha cambiado mucho desde que en 2002 España ejerció su tercera presidencia, que terminó con una cumbre en Sevilla, organizada por el Gobierno de José María Aznar (PP).

España tomará el relevo de Suecia el 1 de enero de 2010 y el Gobierno prepara su planificación. La organización corre a cargo de una comisión que preside María Teresa Fernández de la Vega. Ya hay perfilado un completo programa de cumbres y reuniones, que se basa en las experiencias anteriores, de 1989 y 1995, bajo la Presidencia de Felipe González (PSOE). La primera de ellas terminó con una cumbre en Madrid en la que la primera ministra británica Margaret Thatcher dio vía libre a la unión monetaria europea, con la condición de que el Reino Unido se quedase fuera. La de 1995 terminó con otra cumbre en Madrid, en la que se bautizó a la moneda única europea como euro.

En unas seis semanas estará culminado el borrador del primer semestre de 2010. Un calendario que no es fácil de cerrar, ya que son muchos los detalles a tener en cuenta: Por ejemplo, lo normal sería que la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, convocase la reunión informal de ministros de Transportes en Málaga, provincia por la que es diputada. Pero ese consejo tiene tres vertientes que en España dependen de dos ministerios distintos: transportes está en Fomento, pero telecomunicaciones y energía están en Industria. Motivo por el que no hay confirmación a la cita de Málaga. Es una norma no escrita que los ministros invitan a sus colegas europeos a una cita en su distrito electoral. Se trata de un encuentro informal en el más amplio sentido de la palabra: no se toman decisiones, los titulares de los ministerios acuden con su pareja, y hay una variada agenda de ocio. Estas reuniones sirven para hacer amigos y hablar distendidamente de asuntos importantes que la agenda de las urgencias oficiales no permite abordar en los Consejos formales, que se celebran en Bruselas, salvo en abril, junio y octubre, que tienen lugar en Luxemburgo.

Con Interior, cuyo ministro es diputado por Cádiz, pasa lo mismo que con Fomento: los consejos son de Justicia e Interior y Rubalcaba deberá consensuar con Fernández Bermejo la sede de su Consejo informal. Bibiana Aído es titular de un Ministerio no homologable en la UE. Pero el Gobierno puede hacer hincapié en las políticas de igualdad y juventud con algún consejo informal en Cádiz.

Cuando se trata de cumbres, la cuestión se complica. Hay que hacer malabarismos para que no se despierten recelos entre territorios, por acoger alguno de los encuentros previstos desde enero a junio del próximo año. El alto representante para la Presidencia española, el diplomático Nicolás Martínez-Fresno, informa que la comisión organizadora trabaja con cuatro objetivos que ha dictado el Gobierno: modernizar y hacer más competitiva la economía europea, fomentar un papel activo en la lucha contra el cambio climático y una mejor gestión de los recursos energéticos, reforzar el papel de Europa en el mundo como garante de paz y seguridad, y consolidar el espacio europeo de libertad, seguridad y justicia, con especial atención a la inmigración.

El programa que tiene fijado el grupo de trabajo, conformado por 27 comisionados, recoge la celebración de dos consejos europeos en Bruselas, que serán en marzo y en junio de 2010. Se trata de las reuniones regulares de los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros. En este punto hay una incógnita: si Zapatero será el primer presidente de turno que no presida estas cumbres. Irlanda celebrará este año el referéndum para ratificar el Tratado de Lisboa que rechazó en junio de 2008. Si gana el sí, en diciembre podría entrar en vigor. De este modo, España sería el primer país que durante su presidencia de turno cedería protagonismo a una figura de nueva creación: un presidente estable designado por dos años y medio, renovables. No obstante, a Zapatero le tocaría la importante tarea de poner en marcha el Tratado, que sustituirá a la non nata Constitución.

Durante la Presidencia española también se celebrarán cumbres con distintos países, entre ellas la trasatlántica con Estados Unidos. Se trata de una reunión de carácter anual que este año se celebrará en primavera, en suelo americano con presidencia checa. En el primer semestre de 2010 está confirmado que se organizará en España, con visita del presidente Obama, aunque no está cerrado el lugar. Otra reunión del más alto nivel que deberá celebrarse durante la presidencia española es una cumbre mediterránea, que se fija cada dos años y se celebró por última vez el 13 de julio de 2008 en París. Para albergar este encuentro se ha barajado la ciudad de Barcelona, aunque Martínez-Fresno aseguró a este diario que no hay nada decidido. También está previsto que se convoque una cumbre UE-Marruecos, anunciada por el jefe del Gobierno tras una reunión en La Moncloa con el primer ministro marroquí, Abas El Fassi. Será el primer encuentro de estas características y, según Martínez-Fresno, puede organizarse en España, en Marruecos o incluso en Bruselas.

Otra cumbre que ya es tradición es la de países europeos con los de América Latina y Caribe. Como la mediterránea, tiene carácter bianual y dado que la última reunión fue en mayo de 2008 en Lima (Perú), la próxima será en España. Martínez-Fresno también confirmó una cumbre con países terceros, de la que tampoco se conocen fecha y lugar exactos.

Una ciudad que sí está confirmado que acogerá una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno es Sevilla, los días 7, 8 y 9 de mayo de 2010, en su ampliado Palacio de Congresos. El alto representante para la presidencia española indicó que ya ha visitado la ciudad hispalense para cerciorarse de que cumple con los criterios exigidos de hoteles, comunicaciones e infraestructuras. Martínez-Fresno no se descarta que alguna de las cumbres citadas anteriormente sea la que se celebre en Sevilla.

Sea como sea, Andalucía tendrá un papel protagonista durante la presidencia española por las eventuales reuniones ministeriales informales en las que ejercerán de anfitriones los ministros que son diputados por alguna provincia de la comunidad autónoma. En esa línea, desde el gabinete del titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se asegura que la reunión de ministros del ramo tendrá lugar en Córdoba, una ciudad que ya ha sido sede de numerosas reuniones internacionales convocadas por el jefe de la diplomacia española, desde que en 2004 fue elegido diputado por esta circunscripción.

Al margen de la estrategia política, la sede de los encuentros es siempre una buena ocasión para promocionar la imagen de las ciudades que los albergan. Y, por tanto, momentos idóneos para favorecer el turismo con destino a Cádiz, Sevilla, Córdoba o Málaga. Una Presidencia da para mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios