Arenas y los cabezas de lista del PP escenifican su reto a la ley antialcaldes

  • Los regidores de Sevilla, Córdoba, Huelva, Fuengirola y Motril componen la primera línea del frente contra la incompatibilidad de cargos "injusta y arbitraria y sin legitimidad moral" aprobada por el Parlamento

Comentarios 35

Son parlamentarios "de los que intervienen", dijo ayer el presidente del PP-A, Javier Arenas, en la presentación de los cabezas de lista de su partido a las elecciones del 25-M. Se refería especialmente a los alcaldes de Sevilla, Juan Ignacio Zoido; Córdoba, José Antonio Nieto; Huelva, Pedro Rodríguez; Fuengirola, Esperanza Oña (número uno por Málaga), y Carlos Rojas, Motril (número uno por Granada). Ellos ponen rostro al reto de Arenas y su partido a la ley aprobada por el Parlamento que hace incompatibles los cargos de alcalde y diputado autonómico, una medida que, como ayer se encargó de volver a recordar el propio Arenas, "es injusta, arbitraria y sin legitimidad moral". La nómina de los primeros espadas del PP-A para los comicios andaluces la completan el mismo Arenas (Almería), el secretario general, Antonio Sanz (Cádiz), y Catalina García (Jaén, en cuya Diputación es portavoz del grupo popular).

"A ninguno de ellos hay que presentarlos en su provincia", afirmó Arenas para destacar el trabajo que han desarrollado en la Cámara, con el recuerdo de que sólo entre ellos han presentado 2.100 iniciativas y han protagonizado 474 intervenciones en los últimos cuatro años, "la mitad de las que han presentado los 56 parlamentarios socialistas", subrayó el líder popular.

Con la fecha del 25-M entre ceja y ceja, Arenas manifestó su "orgullo" para remarcar que los candidatos "son los mejores que hay en el partido". El candidato del PP a la Presidencia de la Junta confió en conseguir un apoyo "muy importante" que le otorgue a su formación "la responsabilidad de Gobierno" a través de "una mayoría amplia en las ocho provincias" frente a la posible alternativa de una comunión entre los socialistas e Izquierda Unida. Esa diferencia de votos, en la que insistió Arenas, será la que haga posible "una mayoría reformista con un solo objetivo: que desaparezca la desigualdad de oportunidades y la brecha social que tenemos, que es la más importante de la democracia". Arenas abundó asimismo en que el cambio ha de ser "tranquilo, sin rencores ni radicalismos".

En el acto de presentación de los candidatos al 25-M, Arenas dejó hueco para referirse a las quejas manifestadas por el Ejecutivo andaluz contra las valoraciones del Gobierno central sobre la solvencia financiera de la comunidad autónoma. El jefe de los populares andaluces recriminó al presidente autonómico, José Antonio Griñán, por "confundir" la crítica a su gestión económica con un ataque a Andalucía. "Ningún Gobierno se ha portado con Andalucía como el de Mariano Rajoy", sentenció Arenas, que recordó que "la deuda andaluza se ha triplicado en los últimos años, y eso no admite discusión, lo único que ha subido en la Junta han sido los gastos corrientes y ha bajado la inversión de una manera extraordinaria".

Para el dirigente popular, lo que ha dañado a Andalucía no han sido las valoraciones de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sino "el escándalo de los ERE y que se despilfarren mil millones de euros con nocturnidad y sin ningún tipo de control". Para Arenas "es una obviedad" que hay muchas facturas de la Junta "sin pagar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios