Caso Marta del Castillo

La Audiencia prorroga la prisión de Miguel Carcaño hasta 2019

  • El tribunal adopta la medida por el "riesgo de fuga" del acusado ante una condena de larga duración y mientras se resuelven los recursos presentados ante el Supremo.

Comentarios 3

Miguel Carcaño continuará en prisión provisional hasta el 13 de febrero de 2019. La Audiencia de Sevilla decidió este jueves prorrogar su situación penitenciaria por la mitad de la condena, después de que lo solicitaran tanto la Fiscalía hispalense como la acusación particular que ejercen los padres de Marta del Castillo y su abogada defensora no se opusiera a la medida, mientras el Tribunal Supremo resuelve los recursos presentados contra la sentencia que le condenó a 20 años de cárcel por el asesinato de la joven.

La Sección Séptima de la Audiencia acordó la ampliación de la medida al considerar que la larga duración de la pena impuesta "por sí sola justifica prorrogar la situación de prisión provisional hasta la mitad de la pena impuesta" y todo ello porque "el riesgo de fuga y de sustraerse el condenado a la acción de la Justicia en caso de conceder la libertad provisional es evidente por la propia duración de la condena".

Esta resolución llega después de que la Audiencia celebrara una vista en la que la Fiscalía y la acusación particular que ejercen los padres de Marta solicitaron la prórroga de la prisión provisional del asesino confeso hasta la mitad de la condena mientras se resuelven los recursos presentados ante el Tribunal Supremo. La abogada de Carcaño, Paloma Pérez Sendino, no se opuso a la medida, al pedir que "se cumpla la ley".

El teniente fiscal, Antonio Ocaña, que representó a la Fiscalía en la comparecencia, solicitó la prórroga dada la gravedad de los hechos y de la pena impuesta, y en este sentido consideró que "para dar respuesta a la sociedad" debe seguir en la cárcel hasta que se resuelvan los recursos presentados.

La abogada defensora explicó a los periodistas al término de la vista que "confía en el recurso y si mientras tanto Miguel Carcaño tiene que estar preso, que siga", por lo que pidió al tribunal que "se cumpla la ley" en cuanto a esta decisión. El asesino confeso, que estuvo presente en la vista a través de una videoconferencia desde el centro penitenciario de Morón de la Frontera, intervino brevemente para manifestar al tribunal que se acogía a lo que alegó su defensa.

La vista fue convocada al amparo del artículo 504 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece que cuando existe una condena, la prisión provisional puede prorrogarse "hasta el límite de la mitad de la pena efectivamente impuesta en la sentencia, cuando ésta hubiere sido recurrida".

En esta vistilla, tanto la Fiscalía como la acusación particular solicitaron al tribunal que prorrogue la prisión provisional de Carcaño hasta los diez años y el tribunal le planteó al acusado si tenía algo que añadir a la misma. El asesino confeso de Marta del Castillo lleva ya casi tres años en la cárcel, tras su arresto varias semanas después del 24 de enero de 2009, cuando se produjo el crimen.

La prórroga de la prisión no era en estos momentos estrictamente necesaria, puesto que el juez de Instrucción número 4 de Sevilla, que investigó el caso, ya acordó el 1 de febrero de 2011 prorrogar por otros dos años la prisión preventiva de Miguel Carcaño, con lo que en principio esa decisión le mantendría encarcelado hasta febrero de 2013. Sin embargo, como están pendientes de resolver los recursos ante el Tribunal Supremo, lo habitual es que la Audiencia garantice la prórroga ahora y se eviten problemas posteriores como que se pudiera pasar el plazo y se vieran obligados a dejarle en libertad, según explicaron fuentes judiciales.

El juez que instruyó la causa, Francisco de Asís Molina, decidió prorrogar la prisión de Carcaño por otros dos años en un auto que recogía una doble argumentación para mantener al asesino privado de libertad: la existencia de un riesgo de fuga de Miguel Carcaño, lo que determina que la medida fuese adecuada para asegurar la presencia del acusado en el juicio, así como la gravedad de los hechos y de las penas que solicitaban las acusaciones para el principal acusado. En esa comparecencia en el juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, la defensa del asesino confeso pidió por primera vez su puesta en libertad provisional, al considerar que no existía riesgo de fuga y con el argumento de que los otros tres imputados -que finalmente han sido absueltos- se encontraban en libertad y habían seguido compareciendo regularmente en el juzgado, por lo que a su juicio no existía ese riesgo en el caso del asesino confeso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios