La Audiencia prorroga dos años la prisión preventiva para el Rafi

  • La Fiscalía y la acusación particular esgrimen el riesgo de fuga del recluso y la posibilidad de que cometa más delitos si queda en la calle antes del juicio

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial decidió ayer prorrogar durante dos años la prisión preventiva para Rafael Hidalgo Castro, conocido como el Rafi, el joven acusado de matar a un vecino de Bujalance en el transcurso de una reyerta en noviembre de 2008. El delincuente, que supuestamente cometió el crimen durante un permiso penitenciario, se encuentra en la actualidad en la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla) después de que el pasado febrero se fugara de Sevilla I. El juicio por el asesinato se celebrará el próximo 10 de enero.

Para solicitar la permanencia en prisión del delincuente, el fiscal argumentó que su puesta en libertad podría conllevar una "reiteración delictiva". El letrado de la acusación particular señaló por su parte el "riesgo de fuga importante" del Rafi, pues no sería la primera vez que logra quebrantar un internamiento. El letrado de la defensa, en cambio, argumentó que "no existe una base real para la prisión preventiva" debido a que el Rafi acumula ya varias condenas por delitos menores, por lo que "su asistencia al juicio está asegurada". El representante legal, no obstante, se mostró a favor de prorrogar la prisión preventiva.

Escoltado por dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía y esposado, el Rafi fue llevado desde los calabozos de la Audiencia Provincial a la sala de vistas, donde lo esperaban varios familiares. Y aunque el tribunal pidió a los fotógrafos que el encartado sólo saliera de espaldas, él no tuvo reparos en mirar a los objetivos e incluso en sonreír. Su declaración ante los magistrados fue muy breve: "Yo no sé por lo que estoy aquí", respondió cuando fue interrogado por el presidente de la sala. El magistrado, Francisco de Paula Sánchez Zamorano, le recordó su posible participación en el crimen de Bujalance. "¿Por lo de la muerte?", se cuestionó. Luego dijo que no tiene inconveniente en continuar con la prisión preventiva: "Me da igual", dijo escueto.

En los últimos meses, el Rafi ha acumulado varias condenas por delitos cometidos cuando se encontraba en búsqueda y captura. El pasado julio, el Juzgado de lo Penal número 1 condenó a un año de cárcel al presunto asesino por cultivar marihuana en la vivienda de la barriada de Santiago de Bujalance donde el delincuente se escondía. Los agentes encontraron 6,5 kilogramos en bruto de plantas de marihuana que se encontraban en diferentes fases del proceso de elaboración. En junio, el mismo juzgado lo condenó a seis meses de prisión por un delito de receptación cometido al ocultar productos procedentes de un robo en un supermercado de su localidad. Y en marzo, el Penal número 5 lo obligó a pagar 1.080 euros por destrozar los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil para intentar una nueva fuga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios