Aviso al escaqueo de los funcionarios

  • La delegación de Obras Públicas en Málaga da un tirón de orejas a los empleados públicos por las frecuentes escapadas en horario laboral a hacer "temillas"

Comentarios 64

Define el diccionario de la RAE el verbo escaquear como un término militar que equivale a dispersarse de forma irregular o como una expresión coloquial que significa eludir una tarea u obligación en común. Con demasiada frecuencia, los funcionarios lo escuchan como referencia a su actitud en el trabajo, una crítica que sufren como tantos otros tópicos que persiguen, injustamente, a la gran mayoría de los empleados públicos. Pero como en cualquier organización laboral, en la Administración pública puede que no se reconozca a efectos de sanciones y expedientes disciplinarios, pero escaqueadores, haberlos haylos.

Y su presencia debe de ser especialmente significativa en la Delegación provincial de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda de la Junta en Málaga. El pasado lunes, pasadas las dos de la tarde, una veintena de funcionarios recibieron un correo electrónico de la secretaria general, Yolanda Agudo, a la sazón número dos de la Consejería en Málaga y responsable del personal, que venía a ser un tirón de orejas y una llamada de atención a los 400 empleados públicos que trabajan en las dos sedes del organismo.

En el escrito, que adjuntaba las instrucciones sobre cumplimiento del horario y sobre dietas y locomoción, el alto cargo de la Junta pedía a ese grupo de funcionarios que transmitiera sus "recomendaciones e instrucciones" a todos los compañeros. La secretaria general de la Delegación comienza el correo electrónico afirmando que "se está notando una relajación en cuanto al cumplimiento del horario que no creo que sea honesta". "Me parece moralmente muy cuestionable que nuestro personal pueda ir al Corte Inglés o ausentarse durante dos horas para acompañar a un amigo a Hacienda a un temilla", censura la responsable de personal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios