Beturia, un parque con dos años de gestación y 18 en estudio

  • La Consejería de Medio Ambiente protegerá 50.000 hectáreas del Andévalo · El proyecto recoge las propuestas de los colectivos ecologistas de 1991 y 2007

Comentarios 2

Ni celtas ni turdetanos ni romanos. Ni tan siquiera Don Rodrigo, el último rey godo que buscó refugio en el ocaso portugués del río Anas (Guadiana) tras salir derrotado de la Laguna de la Janda (Guadalete) dejando el paso franco al invasor bereber, dieron tanta fama al Andévalo de Huelva, adorador mítico de Beel Zebuth (el señor de las moscas), como el enfrentamiento protagonizado por la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, y el secretario general del PSOE de Huelva, Mario Jiménez, a cuenta de declarar, o no, esta comarca de Beturia como parque natural. La primera lo anunció en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en enero de 2010 y dejó pasar mes y medio hasta convocar un acto público en El Granado para presentar el proyecto de espacio protegido a la opinión pública, a los alcaldes y la Mancomunidad. El segundo, alarmado por la amplia contestación social, ganadera, agrícola, energética, de Asaja y la Federación Onubense de Empresarios (FOE), desmintió a la titular de Medio Ambiente y dijo que la creación de Beturia no aparece en la agenda socialista ni de la Junta para los próximos años. Pero en realidad sí estaba y está, con hoja de ruta y todo.

Se sabe que Beturia incluirá los municipios de El Almendro, El Granado, Sanlúcar de Guadiana, San Bartolomé de la Torre, San Silvestre de Guzmán, Villablanca y Villanueva de los Castillejos y también amplias zonas de Paymogo y Puebla de Guzmán, además de Lepe, Cartaya y Ayamonte. El objetivo declarado de la Consejería es proteger más de 50.000 hectáreas que se mecen en un paraje fronterizo entre España y Portugal. Y lo debe hacer antes de 2012 porque así lo marca la actual normativa europea.

El proyecto de parque natural no es ninguna novedad. La primera propuesta partió de la Coordinadora Ecologista de Huelva y la Asociación Ojo con el Guadiana en abril de 1991. A la iniciativa se sumaron varios grupos ecologistas lusos de Mértola, Tavira y Almargem. Sin embargo, no fue hasta agosto de 2007 cuando los actores de uno y otro lado de la frontera presentaron a las autoridades españolas y lusas la propuesta de crear el Parque Natural Internacional del Baixo-Bajo Guadiana, según reconoce el portavoz ecologista Iñaki Olano. Las organizaciones ecologistas mantienen que la declaración de parque es "idónea para proteger el paisaje, hábitats, fauna y flora y los valores culturales de una región que alberga una de las áreas de estuario mejor conservadas de la Península Ibérica".

La propuesta de parque recibió un respaldo unánime y se comenzó a debatir entre las autoridades regionales, en especial la Junta, y los municipios ribereños portugueses y españoles del Bajo Guadiana. La iniciativa de Cinta Castillo para Beturia coincide en gran parte con los documentos redactados para el Parque Natural del Bajo-Baixo Guadiana por los ecologistas. En el entorno del río fronterizo hay cuatro espacios naturales delimitados. El Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Red Natura 2000, formado por el Guadiana, su lámina de agua, las riberas más inmediatas desde la desembocadura hasta la presa del Chanza. Se denomina río Guadiana-Ribera del Chanza, con una superficie de 1.545 hectáreas a lo largo de 77 kilómetros, de los cuales 52 kilómetros corresponden al río protegido también por el Plan de Protección del Medio Físico de la provincia. El informe ecologista añade que "contiguo a este espacio, desde la altura de Barcia Redonda (Ayamonte) hasta el término de Paymogo, se extiende el LIC del Andévalo Occidental con 52.902 hectáreas. Este espacio incluye completos los términos municipales de Sanlúcar de Guadiana y El Granado, y la mayor parte de los de San Silvestre, El Almendro y Puebla de Guzmán, además de partes menores de Ayamonte, Paymogo, Cartaya, Lepe y Villanueva de los Castillejos". Una zona similar a la del proyecto anunciado por Castillo. A estos espacios hay que unir, en las marismas del Guadiana, una superficie de 386 hectáreas en la denominada Isla de San Bruno y un tramo del arroyo del Alamillo, de 48 hectáreas, en el término municipal de Villablanca, catalogado como LIC.

En paralelo, la propuesta portuguesa para la Red Natura 2000 llegó a ser aprobada por una resolución del Consejo de Ministros 142/97. En esa lista, Ecologistas en Acción, recuerda que estaba incluido el Sitio Guadiana, que se extiende por una superficie vecina de 39.257 hectáreas, desde la ribera de Beliche hasta algunos kilómetros abajo de la macropresa de Alqueva. En el Concejo de Mértola se incluye parte del Parque Natural do Vale do Guadiana.

A estos territorios se une la Reserva do Sapal de Castro Marim y Vila Real. 2.312 hectáreas de marismas, salinas y matorral.

La propuesta de la Consejería afirma que la declaración de Parque Natural de Beturia traerá consigo la puesta en marcha de infraestructuras y dotación de equipamiento para el turismo, como la apertura de centros de visitantes, áreas recreativas o la delimitación de senderos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios