Blanco pide una investigación rápida del accidente de Almería

  • El ministro preside el homenaje a las víctimas del siniestro del 'Helimer 207'

Comentarios 4

El ministro de Fomento, José Blanco, anunció ayer en el acto de homenaje a las víctimas del siniestro del Helimer 207, el helicóptero que se precipitó al mar el pasado 21 de enero frente a la costa de Almería, que ha encargado a la Comisión de Accidentes que agilice la investigación y que abrevie los plazos en la medida de lo posible, para esclarecer cuanto antes cómo ocurrió la tragedia y por qué. Así lo trasladó a los familiares y allegados de los tripulantes del aparato fallecidos.

Como indicó el ministro, "se está haciendo un esfuerzo enorme, sobre todo las familias, para aceptar lo inexplicable", y precisamente por este motivo "todos necesitamos saber qué le ocurrió al Helimer 207 aquella noche de enero", en la que la tripulación realizaba prácticas de rescate en el mar, a unas cinco millas a sur del aeropuerto de Almería.

Blanco indicó que "no es momento de muchas palabras, sino de apoyo a los que han perdido a sus seres más queridos, para lo que me ofrezco personalmente, así como todo el equipo del Ministerio de Fomento", apuntó sin apenas poder articular palabra invadido por la emoción de recordar, uno por uno, las personalidad, profesionalidad, espíritu de servicio y generosidad de los fallecidos y del único superviviente de la tragedia.

El acto en el que se hizo entrega de la medalla de oro de Protección Civil a los familiares de las víctimas mortales del accidente estuvo cargado de emoción. El ministro no pudo reprimir las lágrimas al ir nombrando a cada uno de los funcionarios muertos en el accidente.

El jefe de la base del helicóptero que se hundió en el mar, Francisco Guerrero, dedicó cariñosas palabras a sus cuatro compañeros, de los que destacó grandes valores como la excelente profesionalidad y su espíritu de servicio. "Hoy estamos todos aquí, ellos están con nosotros porque no se han ido, están de servicio en otro planeta y la tristeza que sentimos es porque ya no podremos disfrutar de su sabiduría y buen hacer", apuntó Guerrero, al tiempo que, emocionado y con la voz quebrada, aseguró estar "orgulloso" de haberles tenido como compañeros. Antes de finalizar su intervención dirigió la mirada a los asistentes al acto y, serio, proclamó que "la mayor condecoración para un efectivo de Salvamento Marítimo es la satisfacción de haber realizado con éxito un rescate y salvado una vida humana". Alberto Elvira, único superviviente de la tragedia, rememoró a sus colegas en aquella "oscura y trágica noche de enero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios