Cajagranada no se plantea participar en el proceso de fusión de cajas que propone la Junta

  • Su presidente considera "muy adecuada" la iniciativa, pero prioriza el "consenso interno"

El horizonte ha cambiado, aunque la historia se repite. Y la premisa también: consenso interno por encima de cualquier otro objetivo. El presidente de Cajagranada, Antonio Claret, volvió ayer a rechazar cualquier intento de fusión de su con otras entidades andaluzas al asegurar que "no se plantea" participar en ningún proceso de este tipo porque su objetivo prioritario es "el consenso interno".

Paz social que viene marcada por el Pacto de Saray, que recupera actualidad siete años después de ser respaldado por los partidos políticos, los empresarios y sindicatos, que se unieron en bloque para defender la independencia de la entonces Caja General de Ahorros de Granada ante una posible concentración. El acuerdo se forjó sobre puntos muy claros en los que defendieron a la caja como "institución financiera básica de Granada", así como la "aceptación de un modelo autónomo que se derive del consenso colectivo y no desde la imposición de otras instancias".

Por ello, teniendo en cuenta que la Junta ha fijado para la primavera de 2009 la fusión de las cajas andaluzas, es previsible que los integrantes del pacto se reúnan en una nueva convocatoria, si bien por el momento no hay fijada fecha. Hasta entonces, Antonio Claret dejó claro que el consenso es "lo que ha propiciado que Cajagranada se haya desenvuelto con normalidad empresarial, posibilitando su crecimiento, solvencia y colaboración en el fortalecimiento del sistema financiero de Andalucía". Y, por si quedase alguna duda, afirmó que "así desea seguir". Pese a valorar como "muy adecuada" la iniciativa del Ejecutivo andaluz, consideró que es "un valor prioritario" para la actividad de la caja el consenso interno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios