Calar Alto recupera prestigio

  • El instrumento 'Carmenes' abrirá sus ojos ante el cielo almeriense el 1 de enero en busca de planetas como la Tierra El centro científico recibe el primer tanque

El proyecto Carmenes, que buscará planetas como la Tierra desde las instalaciones científicas del Observatorio de Calar Alto, posicionará a la provincia de Almería a la vanguardia de la investigación astronómica mundial. Además de ser el proyecto más importante que se va a llevar a cabo en este laboratorio enclavado en plena Sierra de Los Filabres (donde ha cumplido 42 años), el instrumento es único en el mundo y atraerá hasta el año 2018 (cuando está prevista la finalización del proyecto) a científicos españoles y alemanes, además de a expertos interesados de todo el mundo que ya han manifestado su intención de desplazarse hasta Almería para realizar investigaciones con Carmenes.

Se trata de un instrumento que además de la búsqueda de exoplanetas permite múltiples posibilidades, por lo que según fuentes del propio observatorio, el proyecto se podría ampliar hasta el año 2020, o incluso más, para prestar otro tipo de servicios de gran trascendencia.

Por el momento, ya están reservadas 600 noches en las que españoles y alemanes observarán el cielo en busca de ese tipo de planetas semejantes a la Tierra y que serán captados con los ojos de Carmenes.

Apenas quedan unos meses para que el proyecto empiece a funcionar y la maquinaria ya ha empezado a adaptarse a Calar Alto. El pasado martes llegó a las instalaciones científicas el primer tanque, que albergará el ojo visible de Carmenes. Es la segunda pieza que recibe el observatorio, tras la llegada, hace apenas unos meses, del frontal del instrumento (que lo conecta con el telescopio, recoge la luz y la inyecta en las fibras), y a la que sucederá el segundo tanque, cuya recepción está prevista para el mes de octubre y que albergará el ojo infrarrojo desarrollado por tecnología española y andaluza.

A partir de entonces, los científicos comenzarán el comisionado, es decir la etapa de pruebas, para comprobar que todo funciona con precisión y que Carmenes está a punto para iniciar las investigaciones a principios de año. El día 1 de enero de 2016 tendrá lugar la primera observación, que entrará como un hito en la historia de la astronomía y del Observatorio de Calar Alto.

El primer tanque ya está instalado en su sala, a 12 grados bajo cero, para mantenerlo lo más limpia posible de cara a la llegada del resto de piezas que serán ensambladas en los próximos meses. Una vez en marcha el instrumento completo, la temperatura de las salas blancas deberá mantenerse a 160 grados bajo cero. Son las condiciones óptimas para no interferir en la precisión y estabilidad.

Un total de once instituciones participan en el proyecto más importante de los que se han llevado a cabo en España y que antes de final año abrirá sus ojos para observar el cielo en el visible y el infrarrojo, en busca de planetas de tipo terrestre, uno de los principales desafíos de la astrofísica actual.

"Este es el primer paso de la culminación de un proyecto que empezó en el año 2009. Los siguientes serán la llegada del espectrógrafo visible y del espectrógrafo infrarrojo. Ya queda muy poco para que el consorcio que lo ha construido, en particular, y las comunidades de astrónomos española y alemana, en general, puedan empezar a usar un instrumento único en el mundo", explica Pedro Amado, investigador principal del proyecto en España y científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

Carmenes operará en el telescopio de tres metros y medio del Observatorio de Calar alto. Es un proyecto ideado por científicos y tecnólogos del mencionado instituto en colaboración con un total de once instituciones españolas y alemanas. Abrirá sus ojos ante un cielo que ha enamorado a lo largo de su historia a aficionados y científicos astronómicos de todo el mundo. Muchos lo han descrito como el mejor cielo de Europa, el que ilumina cada noche la provincia de Almería y el cerro de Calar Alto con más de 3.000 estrellas. Su majestuosidad, la calidad constatada estadísticamente cada año y las posibilidades que ofrece, lo han convertido en un lugar incomparable en el mundo y con muchísimas posibilidades que aún están sin explotar.

Aunque el Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto es una instalación científica de primer orden que no tiene un enfoque turístico inmediato, sí puede irradiar, sembrar y servir como referente para un centro de difusión del turismo astronómico en el interior de la provincia.

Se trata de apostar por una forma diferente de promocionar la provincia de Almería, a parte del sol y la playa, que a su vez, podría ser una vía de colaboración para la salvación del laboratorio, cuyos proyectos y supervivencia se han visto amenazados en los últimos por los recortes y la falta de presupuesto. Así lo han propuesto ya muchas voces, entre ellas los alcaldes de Gérgal y Bacares, cuyos términos municipales confluyen en el punto donde se sitúa la instalación científica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios