Cameron deja ante Rajoy el futuro del Peñón en manos de los gibraltareños

  • Londres rechaza la entrada de los municipios del entorno en el Foro de Diálogo

Comentarios 3

El pueblo de Gibraltar es el que "tiene que determinar su futuro". Así se expresó ayer el primer ministro británico, David Cameron, ante el presidente Rajoy durante su encuentro en la capital londinense. Cameron volvió a leer el guión escrito por Londres sobre el contencioso del Peñón: el Reino Unido -"cuya postura no ha cambiado", enfatizó Cameron-, "siempre dirá no a cualquier negociación que los gibraltareños no quieran que llevemos". Rajoy se mostró más lacónico y se limitó a señalar que los ministros de Exteriores continuarán en contacto. "Tenemos posiciones diferentes, pero vamos a seguir hablando en el futuro", dijo el presidente español.

Cameron zanja así, por el momento, el último intento del Gobierno español de dar un giro a las negociaciones sobre la soberanía del Peñón. Londres también se alía con las tesis de la Roca contra la ampliación del Foro de Diálogo, lo que supone cerrar las puertas a la inclusión de los municipios campogibraltareños en este órgano de debate. Esta última es una pretensión perseguida desde fechas atrás por el PP, que la ha vuelto a poner sobre la mesa aprovechando la cita entre Cameron y Rajoy. Tras el desembarco de los populares en el Gobierno, Madrid pidió a Londres recuperar las conversaciones y certificó el fin de las reuniones tripartitas incluyendo a "autoridades regionales españolas". En realidad, Londres y Gibraltar no tienen problemas al respecto siempre que los municipios se integren en la delegación española, no con una voz propia.

El escollo más duro está en el propio Peñón, ya que aunque sus autoridades no se cierran en banda a la participación de los representantes comarcales, insisten en que Gibraltar debe seguir presente con voz propia. El Gobierno que preside Fabian Picardo se felicitó por la postura de Cameron. Un portavoz del Ejecutivo gibraltareño señaló que no deben sorprender a nadie las declaraciones de Cameron en Londres y la carta del ministro William Hague a su colega español, en las que han rechazado iniciar cualquier tipo de diálogo en torno a Gibraltar con el que el pueblo del Peñón no esté conforme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios