Características de una miel sin parangón

La miel de Granada ofrece una excelente calidad y variedad de colores, sabores y aromas. Podemos disfrutar de mieles monoflorales de castaño, romero, tomillo, aguacate (exclusiva de la zona), naranjo o azahar, cantueso, miel de la sierra y miel multifloral. El proceso de recolección y tratamiento de la miel es prácticamente artesanal. En la cata o castra, el desabejado se realiza por el sistema tradicional de cepillado. Se parte siempre de panales operculados (cerrados), que se desoperculan mediante el sistema tradicional de cuchillos previamente calentados con agua a punto de ebullición. La extracción de la miel de los panales se hace por centrifugación para, con posterioridad, tras un filtrado en tamices, decantar el producto durante varios días hasta el final envasado. La miel se somete a estrictos controles de calidad, tanto visuales como en laboratorio. Respecto a los tipos de envases, deberán ser de vidrio transparente e incoloro, con cierre hermético para no alterar las cualidades del producto, o bien de barro, como las orzas tradicionales, siempre que dispongan de un cierre que garantice que no se pierdan los aromas naturales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios