Cárcel para siete narcos que llevaban droga a Granada desde el Caribe

  • La banda recurría a correos humanos que portaban bolas de cocaína dentro de su cuerpo

La Audiencia de Granada ha condenado a penas de hasta cuatro años y medio de cárcel y multas de 69.000 euros a cada uno de los siete integrantes de una red que usaba personas como mulas para transportar droga desde República Dominicana a España. Se trata de seis hombres y una mujer, todos ellos salvo uno, que es granadino, de nacionalidad dominicana.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, al que tuvo acceso Europa Press, las investigaciones policiales realizadas determinaron que los ya condenados se dedicaban a la venta de droga al por menor en locales de ocio y pubs de Granada. Así, se acordó intervenir el teléfono móvil de uno de los acusados y de su entorno y se llegó a la conclusión de que él era abastecido de cocaína por otro de los implicados (que tenía sus colaboradores), que controlaba estas actividades ilícitas auxiliado por una mujer, que coordinaba, llevaba la contabilidad y hacía los pagos y los cobros. Además, ésta se ponía en contacto con personas encargadas de transportar la mercancía desde República Dominicana. La droga era introducida en territorio nacional por correos humanos que la portaban en su cuerpo. La red disponía además de un piso en Madrid para la recepción y tratamiento de la droga.

El 9 de abril de 2008, uno de los correos transportó en su cuerpo desde Argentina una cantidad indeterminada de bolas de cocaína y la introdujo en España. El hombre fue trasladado al piso de Madrid, en el que la droga fue tratada después de su evacuación corporal. Después, fue oculta en el capó de un vehículo que se desplazó hasta La Herradura, en Almuñécar, Granada. Sin embargo, los ocupantes del turismo fueron detenidos en la localidad por el dispositivo que hacía seguimientos de sus actividades, interviniéndose la cocaína, que resultó pesar casi 400 gramos y hubiera alcanzado en el mercado ilícito el valor de más de 23.200 euros. Tras los arrestos, el juez autorizó el registro de tres domicilios, dos de ellos en Madrid y uno en La Herradura, y de un local comercial, donde los agentes encontraron sustancias para adulterar la droga, documentación contable, presas hidráulicas y moldes y más de medio kilo de cocaína lista para el consumo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios