38º congreso del psoe

Chacón, otro paso atrás

  • Poco más de 22 votos han impedido a la ex ministra de Defensa convertirse en la primera mujer que lidera el PSOE, pero dada su juventud es más que probable que vuelva a la carga.

Comentarios 20

Carme Chacón se ha visto obligada a dar otro paso atrás en su carrera política y, por los pelos, no ha conseguido ser la primera mujer en dirigir el PSOE ni va a poder pilotar la tarea de recomponer los restos del peor naufragio de la historia de su partido. De todos modos, a la tercera puede ser la vencida, y en espera del papel que le pueda dar en la Ejecutiva el nuevo secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, la política catalana podría dar algún paso más, como optar a la Presidencia de la Generalitat o, dada su juventud -41 años- esperar cuatro años más para alcanzar la cima.

Esta catalana "tozuda", como ella misma se define, ha tenido el valor de enfrentarse nada más y nada menos que a un corredor de fondo de la política española, con quien se ha fundido en un abrazo tras la derrota. Tras la votación de este sábado, Chacón no ha podido añadir un récord más a su particular libro Guiness, pero sigue siendo la primera fémina que se ha puesto al frente de las Fuerzas Armadas, la primera que se convirtió en madre en el ejercicio de su cargo y la ministra más joven de la historia de España cuando fue nombrada titular de Vivienda en 2007.

Su fulgurante trayectoria política comenzó cuando con apenas 18 años ingresó en las Juventudes Socialistas. Después, en 1994, se afilió al PSC y cinco años más tarde fue elegida concejala en el Ayuntamiento de su localidad natal, Esplugues de Llobregat (Barcelona). A partir de ahí, su futuro político estuvo ligado a Madrid y, especialmente, al ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, al que, según ella, le debe mucho.

"Soy catalana. Soy nieta de andaluces, de una castellana recia que se fue a servir a Barcelona y de un aragonés indomable. Un anarquista, un hombre que siempre se sintió libre y que fue consecuente con sus principios". "Un hombre que luchó por sus ideas y que, mientras pudo caminar, salió a difundir en las Ramblas de Barcelona los libros que él mismo escribía y editaba". Así se presentó Chacón en la localidad natal de su padre, Olula del Río (Almería), cuando decidió por fin dar el paso que todo el mundo ya esperaba y competir por la dirección de su partido.

"Cuando se desciende de personas procedentes de tantos sitios se desconfía de las fronteras", les dijo ese día a los militantes para dejarles claro que su origen tenía que ver con su causa, "con una causa que no conoce fronteras: la causa del socialismo". Un socialismo que ha mamado porque, tal y como ha confesado en alguna ocasión, a Chacón su familia no la dormía con nanas, sino con el Himno de Riego, A las barricadas o La Internacional. Fue su abuelo quien le despertó la conciencia política con una frase: "La historia de mi país me ha robado la juventud". No quiso que le ocurriera lo mismo y Chacón se preparó a conciencia con una licenciatura en Derecho y estudios en las universidades de Manchester (Reino Unido), Friburgo (Alemania), Toronto, Quebec y Montreal (Canadá), pero no se le cayeron los anillos y llegó a trabajar como dependienta en un centro comercial para conseguir un dinero extra.

Aupada por su marido, Miguel Barroso, ex secretario de Estado de Comunicación, la nueva secretaria general decidió presentarse al proceso de primarias para elegir al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno cuando Zapatero anunció que no optaría a la reelección. Pero poco después, probablemente presionada, anunció, casi con lágrimas en los ojos, que renunciaba a presentarse para dejar vía libre a Rubalcaba en su camino a La Moncloa. Sin embargo, no cejó en su empeño y tras la derrota del PSOE en las urnas el pasado 20N, Chacón se rodeó de unos cuantos fieles e impulsó la plataforma Mucho PSOE por hacer como proyecto para renovar el partido.

Convencida de que había llegado su hora, esta mujer "lista", como la calificaron los papeles de Wikileaks de los servicios secretos del Departamento de Estado norteamericano, consideró que estaba ya preparada y dirigió su objetivo político hacia el liderato del PSOE. Habitualmente seria y poco amiga de ruedas de prensa, en el último mes Chacón ha repartido sonrisas por toda la geografía española soportando estoicamente algunas críticas, como las que le acusaban de rodearse de un entorno que está haciendo "perder músculo" al partido. "Trabajadora, terca y tozuda", como dicen de ella su hermana y su madre, a Chacón le apasiona la literatura y, en especial, la poesía e, incluso, se atreve a componer sus propios versos. Quizá ahora tenga más tiempo para ello, aunque no mucho, porque aunque alguna vez ha dicho que no quiere ser un estorbo para el partido, se va a poner a su disposición. Seguro que los socialistas y su nueva dirección cuentan con ella. El apoyo del 48,84 por ciento de los votos logrados la avalan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios