Chaves tiene "ganas e ideas" para optar a la Presidencia de la Junta en 2012

  • Zapatero y otros dirigentes le pidieron que continuara como secretario general del PSOE-A · La estructura de la Ejecutiva regional se modificará en el congreso de Granada del 11 al 13 de julio

Manuel Chaves está dispuesto, como los últimos eslóganes del PSOE-A, a ir "de más a más" y a "sumar y seguir". Ayer no sólo comunicó oficial y definitivamente a la Ejecutiva regional su disposición a ser reelegido como secretario general, sino que avanzó su pretensión de postularse, por quinta vez consecutiva, como candidato a la presidencia de la Junta en 2012. Y fue contundente: "Tengo ganas, ideas y las fuerzas no me van a faltar", dijo, a poco más de una semana de cumplir los 63 años, y dando así por cerrado para el próximo cuatrienio el debate de la sucesión.

Pero esta decisión "personal", y de partido, se forjó esta misma semana. El lunes, al primero al que llamó a consultas fue al secretario de Organización, Luis Pizarro, al que se situaba desde distintos poderes del partido como un más que probable relevo en la Secretaría General. Los siguientes sondeos fueron a nivel federal: el secretario de Organización, José Blanco, y el secretario general y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El círculo se completó el jueves con una ronda telefónica con los ocho secretarios provinciales.

"Nadie, absolutamente nadie, me ha pedido que me retirara", aseguró Chaves, que aclaró que todos los consultados le dejaron "libertad" para decidir y "respeto" para lo que finalmente eligiera. Y de entre los apoyos recibidos, se mostró satisfecho por el de Rodríguez Zapatero. "Para mí es una satisfacción que él piense que soy el que mejor puede liderar el partido en Andalucía", recordó.

Aparte de estos apoyos, y del "sentir mayoritario" de su partido, Chaves también tuvo otros motivos para querer continuar ejerciendo el liderato. De entre ellos, uno de "peso" y "decisivo" fue la victoria electoral del 9-M. "En campaña dije que si perdía, me iría a mi casa, porque es lo digno", afirmó, a la vez que rehuyó adentrarse en la "política ficción" que supondría interpretar que sólo se retiraría tras una derrota o por una guerra interna, de la que "no hay indicios ni señal alguna".

De esta manera, dejó abierta la puerta para dentro de cuatro años ser de nuevo candidato a presidir la Junta, para la que, como siempre, se mostró "a disposición" del partido. "Me gustaría retirarme de la política y de la presidencia porque así lo decidan mis compañeros y/o los ciudadanos así lo quieren", subrayó.

Lo que sí tuvo claro es que su caso no será como el ex presidente del Gobierno, Felipe González, que quiso marcharse de la política en tres ocasiones cuando estaba en la cresta de la ola, y lo hizo tras perder las elecciones. Chaves aseguró que "no es él" ni "se pueden extrapolar la situación", aunque "después de 2012, nadie sabe lo que va a ocurrir". Pero tampoco será como el presidente del PP-A, Javier Arenas, al que consideró el "reflejo de un perdedor" y que "tras tres derrotas" debería haber abierto el debate del relevo. "No somos nosotros los que nos tenemos que plantear la sucesión, tienen que ser otros", resolvió.

Su más que previsible continuidad al frente del partido una vez sea ratificado como secretario general en el XI Congreso, que se celebrará del 11 al 13 de julio en Granada, no significará que todo en el PSOE-A se quede tal y como está ahora. La estructura de la dirección regional y quiénes ocuparán los cargos existentes o los nuevos que se creen podrán cambiar a raíz de este cónclave. Y podría darse cierto paralelismo con lo sucedido en abril en el Gobierno andaluz. Chaves reforzó el organigrama con la creación de dos vicepresidencias, que recayeron en sus dos hombres fuertes: Gaspar Zarrías, consejero de la Presidencia, y José Antonio Griñán, titular de Economía. Así que podría crearse nuevas figuras, como una vicesecretaría general, para Pizarro.

Esta estrategia tendrá también otro referente en el congreso federal del PSOE, que tendrá lugar en Madrid del 4 al 6 de julio. Fuentes socialistas apuntan que los tres puestos claves de la Ejecutiva que ocupan Rodríguez Zapatero, José Blanco y Chaves quedarán intactos, y se reforzará el esquema con la creación de una secretaría nueva para el ex ministro de Trabajo, Jesús Caldera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios