Científicos demostrarán en Córdoba que consumir aceite frena el cáncer

  • La consejera de Salud, María Jesús Montero, demanda la implicación del sector olivarero en las investigaciones que se llevan a cabo en Andalucía para verificar la salubridad del zumo de aceituna

Comentarios 2

Un equipo de científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona ha llevado a cabo ensayos científicos en animales que demuestran que el consumo de aceite de oliva frena el crecimiento del cáncer y favorece que los tumores que se detecten sean benignos. Estos ensayos se presentarán en el Congreso Internacional sobre el Aceite de Oliva y Salud, que se celebrará en Córdoba y Jaén entre los próximos 20 y 22 de noviembre.

Las investigaciones, coordinadas por el profesor Eduard Escrich, han comparado el consumo de aceite de maíz y el de oliva desde un enfoque clínico, morfológico y molecular. Así, en las 16 series experimentales realizadas se observó que en los animales que toman grandes cantidades de aceite de maíz los tumores dan la cara antes, son más grandes, hay más afectados con cáncer de mama, y un mayor número de tumores por animal. Sin embargo, los resultados ponen de manifiesto el efecto protector del aceite de oliva frente al cáncer, ya que "clínicamente queda muy claro su efecto saludable" a pesar de suministrarse en grandes cantidades, y es que "contrarresta el efecto negativo que pueda tener como grasa", explicó el propio Escrich en un comunicado.

Los estudios experimentales morfológicos -los que analizan en el microscopio el aspecto del tumor- han desvelado que los tumores originados en los animales que han tomado aceite de oliva son menos graves que los tumores de los animales que han tomado aceite de maíz. Además, el profesor Escrich indicó que "existen datos moleculares que apoyan los efectos saludables del aceite de oliva en relación al cáncer".

El investigador ha señalado además que aunque hasta la fecha los experimentos desarrollados nunca han demostrado que el aceite de oliva tenga capacidad para revertir un tumor que ya existe, "sí podemos contribuir a la lucha contra el tumor porque nuestros resultados indican que frena el crecimiento de ese tumor y la evolución de la enfermedad, aunque no podemos clasificar al aceite de oliva como un fármaco".

Ayer, en tierras jiennenses, la consejera de Salud, María Jesús Montero, pidió la participación del sector olivarero en la Fundación del Centro Andaluz de Excelencia e Investigación en Aceite de Oliva y Salud, organismo que promueve estudios en Andalucía sobre los efectos saludables del zumo de la aceituna con el objetivo de convertirlo en una grasa prioritaria para la alimentación. Montero recordó que, concretamente, la finalidad de la Fundación, que cuenta con el cordobés José López Miranda, como director científico, es la de "poner de manifiesto la importancia que tiene para la salud de los ciudadanos el consumo de aceite de oliva, no sólo como protector de importantes enfermedades, como las cardiovasculares, sino también como antioxidante para la prevención de los achaques del envejecimiento o la obesidad".

La Fundación, en cuyo patronato gestor están la Diputación y la Universidad de Córdoba, promueve nueve proyectos de investigación en la comunidad autónoma, que suponen una inversión de 3,5 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios