Compañeros y autoridades despiden con un emotivo adiós al tedax fallecido en Almería

Compañeros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y allegados dieron ayer, en un emotivo y solemne funeral, el último adiós al guardia civil Emiliano Quintana, el tedax de 50 años y natural de Granada fallecido el miércoles en una explosión registrada en el garaje subterráneo de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería.

En la Iglesia Parroquial de Santa Teresa se celebró la misa en su memoria en el transcurso de la cual el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, hizo entrega a su viuda de la Cruz de Plata al mérito de la Guardia Civil, que le ha sido concedida a título póstumo, mientras que el general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil de la Comunidad Autónoma de Andalucía, Laurentino Ceña, le ha hecho entrega del tricornio.

El córtejo fúnebre, escoltado por compañeros, también de otros cuerpos de seguridad, partió a las 10:50 de las instalaciones de la Comandancia de Almería, donde quedó instalada a las 19:00 del viernes la capilla ardiente donde se velaron los restos mortales en la "intimidad" por expreso deseo de la familia. Ese mismo deseo guió toda la ceremonia, que dio comienzo a las 11:00 después de que el féretro, cubierto con la bandera de España, entrara en el templo portado por seis agentes de la Guardia Civil, al son del himno nacional y en medio de un dolor contenido sólo roto por las lágrimas sordas de los que han acudido este sábado a honrar la memoria del guardia Emiliano Quintana.

La misa, presidida desde el altar por una pequeña imagen de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil y oficiada por el párroco de la Iglesia de Santa Teresa, Francisco Salazar, se prolongó por una hora, tras la que, al son en este caso del himno de la Guardia Civil que entonaron solemnemente compañeros, autoridades militares y civiles, salió el féretro a la calle.

El cortejo fúnebre emprendió camino entonces al tanatorio de la capital, donde los restos mortales del guardia fueron incinerados, con el himno fúnebre La muerte no es el final y un aplauso cerrado para honrar su memoria. Además de las autoridades locales, asistieron al funeral el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el portavoz del Grupo Popular en Congreso, Rafael Hernando.

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, anunció un día después del trágico accidente la concesión de la Cruz de Plata al mérito de la Guardia Civil al tedax Emiliano Quintana, con una hija de 11 años, de quien destacó su trayectoria "ejemplar" en el cuerpo y sus "muchos años de experiencia, con destino incluso en el País Vasco".

Según la Orden del Mérito de la Guardia Civil, para recibir esta condecoración se deberán realizar hechos, que sin reunir la condición de riesgo personal exigida para la Cruz de Oro, supongan una relevante colaboración con la Guardia Civil o revistan, por su naturaleza, un carácter o mérito tan relevante que requieran el alto reconocimiento y esta especial distinción.

El tedax falleció poco antes de las 15:00 del miércoles al explotar el material de dotación de uno de los furgones del Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos (Gedex).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios