Comparsa 'Ciudadano Zero'

Tercer premio

Hablar. Creer. Pensar. No como un ciudadano zero. Una presentación que es una advertencia y que merece ser escuchada con atención, al igual que el popurrí.

El primer pasodoble, repetido, es un anuncio por palabras donde se busca a alguien que crea en el pueblo andaluz, "que use su acento sin complejos". "Se precisa un paisano que si un tal Cayetano nos humilla lo expropie", que le duela esta tierra. Interpretada con  ímpetu. 

Una disculpa, una deuda que zanjar, una puya... El segundo pasodoble es una moneda de doble cara para Antonio Martín.  Tino Tovar paga con esta copla una visita que no hizo al coplero cuando estuvo en el hospital ya que estaba molesto por las críticas hacia su agrupación. Con buenos versos va explicando la situación. "No tuve las agallas pudo más el pensamiento" y "el veneno de febrero". Pero "esta copla te la mereces ya que no tuve cojones de ir a verte".

Un cuplé repetido, el de la dieta Dukan, y uno para la situación de familia real, que deberían de estar en Gran Hermano, anteceden a una pieza final donde la televisión lava-cerebros, el hombre como mercancía y la política cruel del  amo del mundo son colocadas en el punto de mira junto con un canto a la esperanza. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios