Comparsa 'Los duendes coloraos'

Primer premio

Coloraos, con secretos que contar, porque los duendes saben tela... Maravillosa rumba inicial. "Cuando el teatro se queda vacío es cuando siento que es mío". Ritmo y pulso. Son y emoción. 

Falseta complicada que parece fácil en las diestras manos de quien la interpreta. Interpretan el pasodoble de los cinco millones de parados, una preciosa letra donde esas personas forman una cadena humana, un puente  de Cádiz hasta Londres. "Los que pagan los platos rotos de la vajilla de otros". Vaya letra. Repetida pero para cantar una y otra vez. 

Un abuelo coraje que anda por Sevilla que aún le quedan fuerzas para buscar a su niña. Se bebe el río, el vertedero y lo que haga falta. pero antes de morirse tiene que encontrarla. El caso de Marta del Castillo a la palestra pero desde la perspectiva de los Carapapas, que se ponen en la piel de ese hombre. Con la desesperaciónque sale por los poros en una frase repetida como una letanía.

Chute para el presidente francés pero de hormonas de crecimiento en el primer cuplé (mascadito por algunos). Repiten el cuplé de maría "pero buena, buena". 

Popurrí crítico y con piropo, un bonito cuentos de duendes, brujos y una princesa, Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios