Condenado a 19 años de cárcel el organizador del secuestro de Rafael Ávila

  • El empresario de Sanlúcar de Barrameda estuvo retenido en una cuadra en junio de 2008 en condiciones infrahumanas

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a Luis Miguel Rodríguez Pueyo a 19 años de prisión por el secuestro del empresario de Sanlúcar de Barrameda Rafael Ávila en 2008. Rodríguez Pueyo era el ideólogo y organizador del secuestro, según él mismo admitió en el juicio. La Audiencia, asimismo, ha rechazado rebajar la pena a Raúl Brey y a Antonio Giles por su participación en el secuestro del empresario sanluqueño Rafael Ávila. Brey solicitó una atenuante por arrepentimiento y confesión. Y Giles, por drogadicción. Pero el tribunal estima que ni uno aportó datos relevantes para capturar a otros procesados ni el otro acreditó su condición de drogadicto. Les ha impuesto 15 años y 6 meses de prisión, al primero, y 13 años y 6 meses al segundo. La sentencia absuelve a Luis Antonio Rodríguez de Souza, a quien el fiscal consideró financiador del secuestro, y otros dos acusados a quienes fue atribuido un papel secundario.

La resolución de la Sección Primera, notificada ayer, de la que ha sido ponente el magistrado Francisco Javier Gracia Sanz, también condena a 16 años a Luis Miguel Rodríguez de Souza, hijo de Pueyo, y a 13 años y 6 meses a Manuel Ibáñez Ruiz, vecino de Sanlúcar, que está en libertad. El tribunal considera a los cinco condenados como autores de un delito de secuestro y rechaza que alguno fuese sólo cómplice.

Luis Antonio Rodríguez, a quien defendió el abogado Manuel Hortas, ha sido puesto en libertad. Ha permanecido en prisión preventiva desde el 18 de junio de 2008. La sentencia explica que había pruebas aparentemente sólidas contra ese acusado pero que el tribunal tiene una duda razonable sobre si realmente participó en el secuestro, lo que conduce a la absolución.

Rafael Ávila fue secuestrado en Sanlúcar el 2 de junio de 2008 y la Policía lo liberó el 18 de ese mes. Lo tenían atado y narcotizado en una cuadra de caballos de un chalé de Almonte, El Retorno, propiedad de Raúl Brey, primo del líder del PP Mariano Rajoy.

La sentencia condena a los cinco coautores del secuestro por varios delitos. Entre ellos, uno contra la integridad moral porque estima probado que fue eso, un grave atentado a la integridad moral, el tratamiento tributado a la víctima en el secuestro. "Tanto por su duración como por las condiciones en las que se produce el cautiverio", explica la sentencia. Ávila permaneció en un habitáculo sucio de reducidas dimensiones, sin luz natural ni ventilación y con un calor tremendo de día y con mucho frío por la noche; atado, encapuchado los primeros cuatro días, con un cubo y una bolsa de plástico para hacer sus necesidades; sin sus gafas graduadas, oyendo ininterrumpidamente la misma música. El jefe del Grupo de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General recalcó en el juicio que en toda su experiencia profesional, jamás había visto un secuestro en tan malas condiciones de mantenimiento de la víctima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios