"Conspiración" contra Sandokán

  • Rafael Gómez denuncia que hay orden para que la Policía lo detenga e impedir su presencia en la contienda electoral

Comentarios 1

El espectáculo en el que se ha convertido la campaña a las elecciones municipales en Córdoba ofreció ayer un episodio nuevo. El candidato de Unión Cordobesa (UC), el polémico empresario Rafael Gómez, conocido como Sandokán, anunció en la sede de su empresa de las naves de Colecor que ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por la existencia de una supuesta operación en su contra que tendría como finalidad detenerle antes de las elecciones del 22 de mayo para desacreditar su opción política.

En un folio en el que no aporta ninguna prueba de lo que denuncia -por lo demás, grave-ni establece nombres de testigos, Gómez relata que el pasado 23 de marzo se celebró la inauguración del espectáculo de luz y sonido del Alcázar de los Reyes Cristianos, con la presencia de las principales autoridades de la ciudad. Allí, el subdelegado del Gobierno, Jesús María Ruiz, habría dicho lo siguiente, según se establece en la denuncia: "el señor Ruiz comentó distendidamente a varios medios y asistentes cuando la conversación se centró en mi persona y en las opciones de mi candidatura que hasta el rabo todo es toro (sic) y que había en marcha una operación policial prevista para la última semana de abril o la primera de mayo, con el objeto de detenerme para desprestigiarme a mí y a mi partido, neutralizando así mi candidatura para la Alcaldía de Córdoba". Se trata, según el escrito, "de una patente injerencia de los poderes públicos en un proceso electoral democrático con un abuso de poder fraudulento e interesado".

En un ejemplo de cómo los pájaros se tiran a las escopetas, Gómez hizo sonar ayer las alarmas con toda la potencia de fuego que le permiten sus medios, no vaya a ser que haya algo de verdad. Emplaza a la Fiscalía a abrir diligencias e investigar a cuantas personas considere oportunas para esclarecer los hechos. El empresario metido a político pide que se llame a declarar al subdelegado del Gobierno. Además, agregó que a esa conversación se incorporó el alcalde, Andrés Ocaña (IU), quien se apresuró a negar ese extremo. "De ninguna manera. Es una absoluta barbaridad", dijo Ocaña visiblemente indignado. Una portavoz de la Subdelegación declinó ayer realizar ningún comentario sobre lo dicho por el propietario de Arenal 2000.

Gómez no dio ayer apariencia de tomarse a broma lo que se le ha contado "a través de uno de los presentes". Y asegura que, de fondo, existe un intento de eliminarlo de la contienda electoral. El candidato de Unión Cordobesa aseguró en varias ocasiones que este país "es una democracia" y que "todos tienen derecho a presentarse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios