Cultura y turismo como alternativa

EN paralelo al desarrollo industrial del interior andaluz se ha ido forjando una mayor conciencia social y política por la defensa del patrimonio, no sólo como elemento cultural, sino como alternativa económica y, por ende, como germen de una hipotética industria turística. En mayor o menor medida, casi todas las ciudades medias andaluzas cuentan con vestigios de un pasado cargado de historia que potencialmente las hace atractivas desde el punto de vista turístico, si bien este sector se ha desarrollado de forma desigual.

El ejemplo más palpable es Ronda, posiblemente el mejor ejemplo de cómo el turismo de interior también es una fuente de riqueza. A menor escala, Priego de Córdoba es otra muestra más de ese aprovechamiento. Al igual que en Ronda, el patrimonio ambiental y cultural se dan la mano en esta población.

Curiosamente, las tradiciones, el turismo y la cultura ha sido hasta el momento la única forma de que estos municipios medianos de interior se agrupen con el objetivo de promocionar de forma mancomunada sus valores más atractivos para el visitante; una idea sencillamente inimaginable hace apenas una década.

Como muestra, ahí está la asociación Ciudades Medias del Centro de Andalucía, que agrupa a Alcalá la Real, Antequera, Écija, Estepa, Loja o Lucena y que cuenta con un plan turístico específico. Más amplio todavía es el consorcio denominado Rutas de Pasión, que con el hilo conductor de la Semana Santa reúne en un mismo colectivo a Alcalá la Real, Antequera, Baena, Cabra, Carmona, Lucena, Osuna, Priego de Córdoba y Puente Genil. Junto a estas dos destaca la Ruta Bética Romana, que abarca más allá de las ciudades medias pero que tiene gran incidencia en el corazón de Andalucía.

No obstante, muchos de estos municipios tratan de poner en valor rincones históricos de gran singularidad, todo ello para intentar que el turismo se convierta en una verdadera alternativa económica. Ahí esta Baena y su parque arqueológico de Torreparedones, uno de los más importante de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios