Curso nuevo, sistema antiguo

  • Más de 200.000 alumnos comienzan sus estudios en la Universidad un año antes de la entrada en vigor del Plan Bolonia

Unos 220.000 alumnos de primer y segundo ciclo asistirán a la Universidad en el curso 2008/2009, el último antes de la implantación del Espacio Europeo de Enseñanza Superior, un sistema unificado para todo el continente que supondrá un cambio en profundidad para el actual sistema español y que deberá ser una realidad en 2010.

Según sintetizó un profesor universitario en una reunión para debatir sobre el nuevo modelo, "queremos implantar un método anglosajón en universidades con profesores latinos y departamentos germánicos". En palabras del consejero de Innovación, Francisco Vallejo en la presentación ayer del nuevo curso, supone "no cambiar sólo la denominación ni la duración, sino refundar una universidad europea más homogénea". La gran diferencia estriba en que la metodología "antes giraba en torno a la enseñanza y ahora al aprendizaje", como explica el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Málaga, Ángel Rodríguez.

Las universidades públicas andaluzas vienen desarrollando desde hace varios cursos experiencias piloto en algunas titulaciones -en el último, la Junta destinó más de seis millones de euros- para la adaptación progresiva, manteniendo los planes antiguos impartidos con la metodología nueva.

Algunos de los cambios más evidentes de esta reforma pasan por la adopción de un sistema común europeo de transferencia de créditos (con las siglas en inglés ECTS). Cada unidad equivale a 25 horas de trabajo con la novedad de que no sólo se contabilizarán las asistencias a clase, sino también los seminarios, las horas de estudio y la realización de trabajos. Así, "el alumno trabaja más para sí mismo y disminuye en un 30% la carga presencial", según se desprende de las experiencias desarrolladas durante cuatro cursos en la Universidad de Huelva de la mano de Juan Pedro Bolívar Raya, vicerrector de Posgrado y Convergencia Europea. En esta misma línea se pronuncia Juan Manuel Cortés Copete, vicerrector de Docencia y Convergencia europea de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, quien señala como punto clave que el alumno "tome la iniciativa en su proceso de formación" y los profesores ejerzan de guía dejando de ser "meros transmisores".

El Espacio Europeo de Enseñanza Superior estructura la formación académica en los ciclos de grado y posgrado. El primero se corresponde con la titulación, de tres o cuatro años de duración y en la que desaparece la diferencia entre diplomatura y licenciatura. El primer escalón del posgrado es el Master, obligatorio por ejemplo para aquellos titulados en Derecho que opten por la abogacía y a quienes ya no les bastará colegiarse. La conclusión y superación del Master dará derecho al estudio del doctorado.

Las universidades públicas andaluzas ofertan este curso -que inaugura mañana el presidente de la Junta en la Universidad de Córdoba- un catálogo de 123 titulaciones. Junto a diversos colectivos directamente interesados en la enseñanza superior, la Consejería de Innovación trabaja ya en los planes de estudio de las primeras titulaciones que traerán la reforma a Andalucía. En enero serán tasados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (Aneca). Una vez aprobados, los programas serán revisados de nuevo y deberán superar un proceso de verificación años después en el que se acredite que los planes de estudio presentados se cumplen.

Desde los albores de la reforma del modelo, la Declaración de La Sorbona en 1998 y la de Bolonia -que da nombre también al nuevo plan- un año después, una de las principales críticas hace hincapié en una orientación demasiado mercantilista de la Universidad o, dicho de otro modo, demasiado encaminada a una formación destinada a la obtención de un empleo. El vicerrector de Planificación Educativa de la Universidad de Cádiz, José María Rodríguez-Izquierdo, defiende una posición intermedia, ya que a su juicio "no se pueden plantear planes que cierren puertas a nuestros alumnos". El profesor Bolívar señala el riesgo de "buscar esa empleabilidad ya desde el grado", es decir, un escalón antes del Master, concebido como una formación avanzada orientada a la especialización profesional, y también académica.

El vicerrector Cortés Copete advierte que "la Universidad española necesitaba un cambio y lo va a tener". Un cambio que se hará realidad cuando termine el curso que ahora arranca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios