Detenida la pareja de una mujer lituana muerta en una pelea en un hotel de Ronda

  • La víctima pudo golpearse con una mesa al caer tras ser empujada en una discusión

Lo que comenzó como una visita turística a Ronda (Málaga) acabó ayer en tragedia para un grupo de seis amigos lituanos que se alojaban en un céntrico hotel de la localidad, después de que una mujer muriera en el transcurso de una discusión con su pareja. Según las primeras investigaciones policiales, en mitad de la disputa un hombre, de 52 años, habría agredido a su compañera, de 39, que al caer se golpeó en la cabeza con una mesa de la habitación, lo que podría haber provocado su muerte. Este extremo deberá ser confirmado por la autopsia.

El episodio ocurrió alrededor de las 11:00 en el hotel Arunda II. Fue el mismo hombre implicado en la pelea quien inmediatamente se dirigió al cuartel de la Guardia Civil. El caso fue derivado a la Policía Nacional, que procedió a su detención. Hasta el hotel se trasladaron varias dotaciones policiales con el fin de verificar la versión del detenido, así como un equipo de emergencias sanitarias que no pudo hacer nada salvo certificar la muerte de la mujer lituana.

Entre los efectivos que acudieron al lugar también se encontraba un equipo de la Policía Científica, que durante varias horas permaneció en el interior de la habitación investigando las circunstancias del suceso que tuvo lugar en la segunda planta del edificio, en una habitación cuya terraza da a la calle.

Poco después del fallecimiento, se pudo ver al resto del grupo, otras dos parejas, salir de las instalaciones acompañados por agentes de la Policía que los trasladaron hasta la Comisaría utilizando para ello un pasaje distinto al principal que da acceso al hotel con el fin de evitar a los diversos medios de comunicación que se encontraban allí para informar de los hechos.

El resto de huéspedes que ocupaban el hotel recibieron la orden por parte de la Policía de permanecer en sus habitaciones para no entorpecer las pesquisas. También tuvieron que facilitar sus datos a los investigadores. Por su parte, otros huéspedes, que se encontraban fuera del hotel en el momento de la muerte, se topaban con la desagradable noticia a su regreso al hotel.

Tanto unos como otros no podían disimular su asombro ante lo sucedido, en medio de lo que debían ser unas tranquilas vacaciones en la ciudad del Tajo. Algunos, además, fueron testigos de la pelea al escuchar gritos desde sus habitaciones. "Yo estaba en la ducha cuando ocurrió todo. Escuché a una mujer gritar pero no le di más importancia, porque pensaba que estaban bromeando, pero luego me enteré de todo", explicaba una turista coreana que se alojaba en la habitación frente a la que ocupaba la pareja lituana, y que no dudó en salir del edificio en cuanto los policías se lo permitieron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios