Detenidos por robar en su propio bar

  • La Policía sorprende a los dueños de un negocio de San Diego reventando la tragaperras y la caja.

Comentarios 10

La Policía Nacional detuvo ayer a dos personas por cometer un robo en el negocio que regentaban. Los hechos ocurrieron sobre la una y media de la madrugada del domingo al lunes en un conocido bar de la barriada de San Diego, donde los propietarios del establecimiento habían entrado para reventar una máquina tragaperras y robarse a sí mismos la recaudación de la caja registradora. En total, la cantidad que llevaban en el momento de su detención era superior a los 2.000 euros.

Una patrulla de la comisaría del distrito Macarena de la Policía Nacional observó movimiento en el interior del bar sobre la una y media de la madrugada. Una semana antes se había producido otro robo en este negocio, por lo que los agentes sospecharon al comprobar que había personas dentro del bar. La persiana metálica de seguridad estaba bajada y no forzada, pero permitía ver el interior al tratarse de un modelo de rejilla. Los policías entraron en el negocio y sorprendieron a dos personas dentro, cuando ya habían forzado una máquina tragaperras y se habían llevado el dinero que guardaba la caja. Los agentes comprobaron que eran los mismos dueños del negocio quienes estaban cometiendo presuntamente el robo y los detuvieron de manera inmediata.

Tras confesar la autoría de los hechos en la comisaría, la Policía dejó en libertad a los dueños del negocio, si bien ambos permanecen imputados por un delito de robo con fuerza por reventar la máquina tragaperras. Este tipo de dispensadoras no son propiedad del bar sino de otra empresa que tiene una concesión por parte del local para instalar allí las máquinas.

A los dos detenidos también podría acusárseles de una estafa, ya que este tipo de robos se realizan con la intención de defraudar a la compañía de seguros, si bien en este caso los propietarios del establecimiento no habían podido todavía presentar una denuncia ante la Policía dado que fueron sorprendidos in fraganti. Además, podría imputárseles también el cargo de simulación de delito, ya que presuntamente fingieron su robo.

La Policía investiga también si los dueños del bar pudieron ser los autores de otro robo sufrido días atrás, cuando denunciaron que alguien les había reventado la máquina de tabaco. Los arrestados guardan entre sí una relación de parentesco. Sus identidades responden a las iniciales J. M. P. P. y M. A. P. P. El primero de ellos tiene 41 años y el segundo 32.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios