Detienen a dos jóvenes, uno menor, por el crimen de la 'macrobotellona'

  • Las dos primeras detenciones se producen 15 días después de la muerte de Francisco José Guerrero · La familia de la víctima descarta posibles arrestos en La Puebla de Cazalla y en pueblos cercanos

Comentarios 14

La Policía Nacional ha arrestado este fin de semana a dos supuestos implicados, uno de ellos menor de edad, en la muerte de Francisco José Guerrero, el joven de 23 años que perdió la vida a consecuencia de la puñalada que recibió durante la macrobotellona del 25 de marzo, que se celebró en el Charco de la Pava. Quince días después del fatal desenlace, las investigaciones policiales han dado un paso más con las dos primeras detenciones de este crimen, que se encuentra bajo secreto de sumario. Los dos detenidos no son vecinos de La Puebla de Cazalla ni del entorno de esta localidad en la que reside la familia de la víctima.

La madre de Francisco José Guerrero, Milagros Vargas, quiso expresar ayer que tiene "plena confianza en el equipo de la Policía y en la Justicia", al conocer las primeras detenciones. Milagros Vargas, que sigue de cerca los pasos que da la Policía para esclarecer la muerte de su hijo, descarta que se produzcan detenciones en La Puebla de Cazalla ni en los alrededores de la localidad. Todo apunta a que el agresor no conocía a Francisco José Guerrero. "El pueblo ha colaborado con mi familia desde el principio", recordó ayer la madre de la víctima.

Los allegados a Francisco José Guerrero han pedido la colaboración ciudadana a través de la red social Tuenti para encontrar testigos y pistas que conduzcan hasta los autores o autor del crimen. El sitio web cuenta con más de 20.000 agregados. El comisario jefe de la brigada provincial de la Policía Judicial, Manuel Piedrabuena, ya manifestó la semana pasada que la investigación cuenta con la aportación de declaraciones de "bastantes" testigos.

En el momento de la agresión, más de 6.000 jóvenes se encontraban concentrados en el Charco de la Pava consumiendo alcohol para celebrar la llegada de la primavera, un evento que no contó con un plan especial de seguridad y que desbordó a los agentes de la Policía Local que estaban de servicio el 25 de marzo. A las nueve y media de esa noche, el servicio de emergencias también estaba colapsado ante el elevado número de avisos asistenciales motivados por el excesivo consumo de alcohol y por las reyertas. El 061 tardó 20 minutos en llegar hasta el lugar en el que se encontraba Francisco José Guerrero. Los médicos trataron de reanimarlo, pero el joven falleció en la ambulancia en el camino hacia el hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios