Moguer

Detienen al notario por desorden público y agresión a un agente

  • El titular se paseó desnudo por el balcón de su casa y luego apareció en una zona de bares con una escopeta de aire comprimido - El doctor que lo reconoció le diagnosticó un "trastorno bipolar con episodio psicótico agudo"

Comentarios 19

El titular de la Notaría de Moguer, Vicente Moreno-Torres, de 50 años, fue detenido por la Policía Local en la madrugada del pasado sábado por desorden público y agresión a un agente.

Según han informado fuentes municipales, este hombre, que presentaba síntoma de embriaguez, apareció en los bares de copas de la céntrica Plaza del Marqués con una pistola de aire comprimido, lo que causó la alarma entre los clientes de dichos establecimientos, después de que, desde la tarde, hubiera estado increpando y amenazándolos.

Fue en torno a las dos de la madrugada cuando se intensificaron los hechos al aparecer varias veces desnudo en su balcón, hecho que motivó que algunas de estas personas llamaran a la Policía Local que se personó en casa del notario.

Según los agentes, Moreno-Torres "los recibió desnudo presentando además varias heridas, una en la ceja derecha y otra en el codo izquierdo", por lo que los agentes le rogaron que cambiara de actitud y no volviese a salir al balcón o sería detenido por escándalo público.

Lejos de ello, el notario, según explicaron a la Policía testigos presenciales, minutos más tarde bajó de su casa y entró en uno de los bares donde pidió una copa de malas formas, y el camarero se negó a ponérsela.

En ese momento, Moreno-Torres sacó una pistola de aire comprimido de calibre 4,5 amenazando con usarla y creando la alarma y el pánico entre las personas que allí se encontraban.

Al aparecer los policías locales, el notario emprendió la fuga y abandonó la pistola en la barra del bar, aunque fue detenido minutos más tarde por otra pareja de agentes.

Una vez en la Jefatura de Policía, se le informó de que se le iba a tramitar una denuncia por desorden público y se le iba a requisar el arma, aunque no iba a ser detenido porque ambas actuaciones no constituyen delito.

Sin embargo, olvidó las copias de la denuncia y del acta de incautación del arma en la Jefatura y cuando fue abordado por los agentes para hacerle entrega de estos documentos, el notario propinó a uno de ellos un puñetazo en el pómulo izquierdo, lo que motivó su detención.

Una vez reducido y tras leerle sus derechos, fue trasladado al Centro de Salud para que un médico lo reconociera y tratase las heridas que presentaba, diagnosticando el doctor que el detenido tenía evidencias de un "trastorno bipolar con episodio psicótico agudo" por lo que fue trasladado al hospital Juan Ramón Jiménez, en Huelva, donde quedó ingresado en la unidad de psiquiatría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios