Díaz achaca a las políticas del PP la "involución" salarial de las mujeres

  • La presidenta de la Junta lamenta "la feminización de la pobreza" que se ha convertido en la seña de identidad de la crisis económica. "La brecha salarial entre sexos es ahora un problema mucho mayor que hace ocho años", añade.

Comentarios 25

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha denunciado que la feminización de la pobreza se ha convertido en la seña de identidad de la crisis económica y ha achacado a las políticas económicas del Gobierno del PP, especialmente a la reforma laboral, la "involución" salarial de las mujeres. La dirigente socialista ha inaugurado la VI Jornada "22 de febrero. Día por la Igualdad Salarial entre mujeres y varones", organizada por la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres (PALEM), donde ha instado a las mujeres a "no bajar la guardia" en la lucha por la igualdad salarial y de sus derechos.

"Lamentablemente la feminización de la pobreza se ha convertido en la seña de identidad de la crisis económica y la brecha salarial entre hombres y mujeres es ahora un problema mucho mayor que hace ocho años", ha denunciado. Según un informe presentado por UGT, la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza el 24 %, una diferencia que Díaz ha achacado a las políticas económicas del Gobierno del PP, especialmente a la reforma laboral.

"Ahora, tras los crueles años de la crisis, las mujeres tiene que trabajar 80 días más año que los hombres para percibir el mismo salario", ha indicado Díaz, que ha instado a las mujeres a mantener la lucha todos los días del año. Ha denunciado que la reforma laboral del Gobierno ha provocado la "feminización de la pobreza, que se trabaje más y se cobre menos", por lo que ha advertido: "No hay progreso si no hay igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres"

Según la presidenta, en los últimos tres años España ha pasado del puesto 17 a nivel mundial al 29 en igualdad, una "enorme involución cuyas consecuencias pueden ser terribles si no somos firmes" en la defensa de la igualdad salarial y de los derechos. Junto a la reforma laboral, Susana Díaz ha criticado los "negativos efectos" que están teniendo a nivel municipal los "recortes" en atención social y de información a las víctimas de la violencia de género, y ha sostenido que el Gobierno central "aprovecha la reforma local para llevarse por delante" la atención a las mujeres.

Por ello, la presidenta cree que es "hora de recapitular" y de insistir en que el progreso "no puede prescindir la mitad del talento social que representan las mujeres", un compromiso -ha dicho- que tiene asumido la Junta para aplicar estas política de manera transversal. Rafaela Pastor, presidenta de PALEM, ha alertado contra el incremento de las diferencias salariales, que ha pasado del 22 al 24 por ciento respecto a los hombres en los últimos años, y ha cifrado en el 85 por ciento a las mujeres que tienen que pedir excedencias los trabajos para cuidad a los enfermos, muchos de ellos dependientes por los "recortes" que han sufrido estas políticas.

"La pobreza tiene cara de mujer, que para tener una pensión equivalente a la de los hombres tiene que trabajar 47 años en lugar de 35 para tener una pensión de miseria, unos 400 euros", ha lamentado. Pastor ha reclamado a Manuel Gracia, presiente del Parlamento andaluz, donde se celebran las jornadas, que promueva en esta institución leyes que posibiliten "salarios dignos para vidas dignas de las mujeres".

Gracia, que ha situado en diez años el retroceso por la diferencia salarial, ha atribuido también esta situación a las decisiones políticas que han generado "más paro, precarización y reducción de salarios" de la mujeres. "No podemos permitir que la crisis sea la coartada para recortar derechos, ni justificar ni amparar el retroceso en la igualdad salarial. Son las instituciones las que deben tomar la iniciativa y caben leyes para hacer realidad las reivindicaciones históricas", ha aseverado Gracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios