Droga, arte y arqueología

  • La Guardia Civil desarticula en el Campo de Gibraltar una banda que alternaba el tráfico de hachís y el expolio

Tres toneladas y media de hachís, numerosas obras de arte, piezas arqueológicas, una embarcación de lujo y otra semirrígida que se utilizaban para el tráfico de la droga desde la costa marroquí hasta las playas de Tarifa y cuatro vehículos. Este es el botín obtenido por la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras dentro de la llamada operación Consola, en cuyo transcurso han sido detenidas hasta el momento ocho personas. Aunque la operación se ha dado por concluida, sus responsables policiales no descartan más detenciones.

El juez ha ordenado el ingreso en prisión de todos los arrestados. Sus edades están comprendidas entre los 21 y los 27 años. Se trata de residentes en Tarifa, La Línea y Los Barrios.

La investigación ha dado sus frutos después de casi un año de trabajo. Su punto de inflexión se produjo cuando los narcotraficantes intentaron el desembarco de 1.500 kilos de hachís en la playa del Ombligo, en Tarifa. La Guardia Civil consiguió incautarse de la droga y detener a dos personas a bordo de un todoterreno. A partir de ese instante se inició por parte de los agentes un dispositivo de vigilancia y control con el fin de descubrir a los integrantes de la organización.

En noviembre del año pasado los investigadores interceptaron una embarcación alijando en un camping de Tarifa 1.860 kilos de hachís e intervinieron otro vehículo, robado en Alcobendas (Madrid), que iba a ser utilizado para el transporte de la droga. La operación alcanzó su cima con la detención, a finales de enero pasado, de los seis dirigentes de la banda y el registro de viviendas en Tarifa y la playa de Bolonia.

Los narcotraficantes utilizaban sofisticados aparatos electrónicos para ejecutar el pase del hachís a través del Estrecho de Gibraltar, con la intención de anular el sistema de detección de la Guardia Civil. No se trataba de meros porteadores: la Guardia Civil ha encontrado en poder de los detenidos, además de la droga, vehículos de gama alta, embarcaciones, un quad -moto de cuatro ruedas-, una pistola con silenciador, documentación marítima y elementos electrónicos de navegación. Pero eso no es todo, había otro patrimonio: obras de arte y restos arqueológicos que ahora se encuentran en manos de los peritos que deberán fijar su valor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios