Editorial: '25 de marzo: la hora de Andalucía'

EL presidente Griñán despejó ayer en Málaga las escasas dudas que pudiera haber sobre la fecha de las elecciones andaluzas. Serán el domingo 25 de marzo. Esta vez en solitario, sin coincidir con otros comicios generales o europeos. Así lo ha buscado el propio Griñán con el propósito de separar lo más posible la convocatoria electoral autonómica de las celebradas en mayo y noviembre de 2011 (municipales, autonómicas y generales), saldadas todas ellas con espectaculares victorias del Partido Popular y consiguientes derrotas del Partido Socialista Obrero Español. Aún podría, ley en mano, haber alargado algo más este periodo a la espera de que los ajustes del Gobierno de la nación produjeran el desgaste de su principal adversario, pero los dos primeros domingos de abril coinciden este año con la Semana Santa, lo que hace completamente inviable esta eventualidad. De este modo se abre una apasionante y larguísima precampaña electoral, aunque hasta el 30 de enero no se firmará el decreto de disolución del Parlamento andaluz. Los contrincantes que pueden aspirar a gobernar la Junta, José Antonio Griñán y Javier Arenas, se enfrentan a la contienda desde posiciones muy distintas. Griñán tiene desde hace más de un año todas las encuestas en contra y, lo que es más importante, también le han sido adversos los resultados de las elecciones celebradas en 2011. El escándalo de los ERE fraudulentos y la subvenciones irregulares, la mayor gravedad de la crisis en Andalucía y el fiasco de la reordenación del sector público de la Junta y las protestas de los funcionarios juegan igualmente en favor del PP. Numerosos dirigentes socialistas han asumido que este partido sólo puede aspirar a continuar en el poder si el PP no saca mayoría absoluta y contando con un pacto PSOE-IU. Arenas, por su parte, en su cuarto intento, tiene que convencer a los andaluces de que representa el cambio necesario y de que su partido no recortará derechos sociales. Es la primera vez que en unas elecciones andaluzas la alternancia es una posibilidad real que no sorprendería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios