El Ejecutivo elogia su estructura "ajustada" y la oposición reprocha el aumento de consejerías

"Ajustada y eficiente" son las etiquetas que cosió ayer el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, a la nueva estructura del Ejecutivo presidido por Susana Díaz. Enfrente, la oposición reprochó el aumento de consejerías: de once a trece. Para Jiménez Barrios se trata de una estructura "ajustada y eficiente que busca dar respuesta a las necesidades de los andaluces en este nuevo tiempo". Lo que persigue el Gobierno con este organigrama es "impulsar las áreas de especial necesidad" para reforzar el compromiso con los pilares básicos del Estado de bienestar, según explicó su número dos.

Desde la oposición, el PP denunció que es el Ejecutivo autonómico "con más consejerías". Ciudadanos recomendó un mayor control del gasto en la Administración, IU censuró que el aumento, sencillamente, no se justifica, y Podemos, simplemente, no ha entró en la cuestión y asumió, echándole cara a los socialistas, que "es vuestra forma de organización".

Jiménez Barrios desoyó las críticas y prefirió centrarse en que se trata de una nueva etapa legislativa en la que el Gobierno se va "a emplear a fondo" para resolver "múltiples problemas" y solventar las demandas de la ciudadanía, y ello "desde el consenso y la alianza con la palabra dada", algo que cree acreditado "con la transparencia en todas las acciones del Gobierno". El vicepresidente resaltó que otro de los ejes centrales será la prestación de unos servicios públicos "de calidad y vanguardia", y ha explicó que la extensión del territorio andaluz y su elevada población aconsejaban "redefinir el dimensionamiento de las consejerías" reforzando determinadas áreas, entre ellas la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Tras señalar que Andalucía cuenta con un Gobierno "preparado" que ha sido "bien recibido socialmente", se mostró convencido de que no va a dejar a nadie "indiferente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios