"Faltan voces en Andalucía que defiendan a la Cataluña solidaria"

J. Bezares / BARCELONA

-Pero para llegar a las cifras de Cataluña usted quiere limitar la nivelación entre el 65% y 75% del gasto actual.

-No se trata de limitar, se trata de racionalizar los mecanismos de nivelación, de establecer un sistema solidario y justo para con todas las comunidades, también con las que aportan recursos. Esto es lo que pretende el modelo que proponemos. Una parte de los impuestos que los ciudadanos pagan por encima de la media debe contribuir a la solidaridad y la nivelación con otras comunidades, pero otra parte debe redundar en mayores recursos para la propia comunidad. Como ocurre, por otro lado, en todas partes.

-Usted, en cualquier caso, quiere que la solidaridad se limite a sanidad, educación y servicios sociales.

-A mí no me gusta hablar de limitaciones. Plantéelo al revés. Debemos contribuir a la solidaridad para que todo el mundo tenga acceso a niveles similares en los servicios esenciales. No se trata de un capricho: la fórmula que establece el Estatuto es relativamente estándar en los países federales. Cataluña tiene una capacidad fiscal un 20% por encima de la media nacional. Parece razonable que una parte de este mayor esfuerzo sirva para mejorar la situación de otras comunidades con menor capacidad fiscal. Pero otra parte debe redundar en mayores ingresos para la Generalitat. Cataluña es y quiere seguir siendo solidaria, pero sin que esta solidaridad perjudique a sus ciudadanos. Buscamos acortar distancias, pero no invertir la situación, como ocurre ahora.

-El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ha dicho claramente que el Fondo de Suficiencia no, no y no se toca. ¿Qué opinión le merece?

-Nosotros tratamos de ser respetuosos con las opiniones de todo el mundo. Y sobre todo con lo que dicen los distintos estatutos de autonomía.

-¿Qué papel le gustaría que jugara Andalucía con respecto a Cataluña?

-Si alguien puede explicar la realidad de Cataluña es Andalucía, con quien existen tantos lazos de todo tipo, incluyendo los afectivos. Faltan voces en Andalucía que defiendan la Cataluña solidaria, la Cataluña que aporta a España lo mejor de sí misma. En Cataluña viven más de un millón de ciudadanos catalanes de procedencia andaluza y son los que más padecen las críticas injustas que tan a menudo se formulan contra Cataluña.

-¿Se ensancharía el terreno de los recursos si el País Vasco y Navarra se incorporasen al régimen común?

-Es perfectamente conciliable el respeto a las características especiales de las comunidades forales, consagradas en la Constitución, con el principio de igualdad que se desprende de la misma Carta Magna. La aplicación de estos dos preceptos haría aconsejable que el País Vasco y Navarra contribuyeran también a los mecanismos de nivelación y a la solidaridad interterritorial. ¿Cómo podemos explicar que actualmente dispongan de un 75% más de recursos por habitante que las de régimen común?

-¿El PSC no incluyó en su programa electoral algo parecido a un 'concierto catalán'?

-No. Lo que planteamos fue una aproximación gradual entre los ingresos de las comunidades forales y las del régimen común. No porque Cataluña pretenda conseguir el concierto, sino porque el País Vasco y Navarra se incorporen a los mecanismos de nivelación.

-Si Cataluña lograra un concierto, ¿quién repartiría solidaridad en España?

-Tiene usted razón, si el sistema de concierto se generalizara, la solidaridad entre comunidades desaparecería. Ésta no ha sido nunca nuestra meta. Actualmente la solidaridad recae básicamente en Cataluña, y también en Valencia y Baleares, porque son las comunidades más dinámicas económicamente. Y es lógico. El caso de Madrid es muy especial ya que sus aportaciones se ven más que compensadas por los efectos presupuestarios e intangibles vinculados a la capitalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios