Fertiberia gasta 14 millones en el plan social de cese de vertidos de fosfoyesos

  • El 66% de los 350 trabajadores saldrán de la fábrica hasta 2012 · La empresa pedirá ayudas para los despidos y la renovación de su factoría en Huelva

El cese de los vertidos de fosfoyeso en las marismas del Rincón (obligado por sentencia de la Audiencia Nacional) tendrá un elevado coste para Fertiberia. Si se confirma la fecha de diciembre de 2012 para el final definitivo de los depósitos de fosfoyeso (un residuo o subproducto -según la fuente- de la producción de ácido fosfórico), para entonces habrán salido 234 trabajadores de la factoría. Y esa serie de prejubilaciones y bajas pactadas tendrá un coste de aproximadamente 14,2 millones de euros. A ellos habrá que sumar los 10 inicialmente reservados para la renovación de las instalaciones y al menos 21,9 para la revegetación de las balsas.

Esas son las primeras previsiones de la empresa, pendientes de la negociación con los sindicatos. El cese de los vertidos de fosfoyeso cuenta con dos fases: una primera, en la que la factoría reducirá a la mitad la producción de ácido fosfórico (algo que ya se ha ejecutado, aunque en la actualidad la fábrica está parada por la crisis) y una segunda, cuando se pare esa producción por completo, prevista para 2012. Para la primera de ellas se prevé la salida inmediata de 70 trabajadores, aquellos mayores de 60 años. En la segunda fase saldrán otros 164 (14 permanecerán hasta 2015, coincidiendo con el final del vaciado de las balsas de fosfoyeso).

El objetivo final es que queden en plantilla 120 trabajadores (el 34% de los 350 actuales) para una factoría en la que sólo permanecerán tres plantas principales en funcionamiento: las de producción de fosfato monoamónico (MAP), la de fosfato diamónico (DAP) y la de abonos complejos (NPK). Además, seguirá en marcha una pequeña instalación de fosfatos solubles y la planta de tratamiento de aguas, aunque ésta sólo hasta que finalice la desecación de las balsas, ya que su función es depurar el agua de éstas antes de devolverla a la Ría.

Esta estructura supondrá la ejecución de una serie de inversiones en la factoría, que la empresa calcula en 10 millones de euros. Con ellos habrá que construir nuevos viales, calderas e instalaciones que permitan gestionar una fábrica que tendrá tres de sus plantas en la mitad de Francisco Montenegro y otra cerca de la Punta del Sebo. Una inversión que además habrá que realizar en el periodo en el que la capacidad de producción quedará reducida al 50%, aunque según la compañía los costes fijos, 50 millones anuales a pleno rendimiento, sólo bajarán en 11,7 millones.

En paralelo a esta modificación de la factoría Fertiberia tendrá que desarrollar también parte del proyecto de revegetación de las balsas de fosfoyeso, con un coste calculado de 3,2 millones de euros de un total de 21,9 para toda la superficie, aunque la cifra global está pendiente del plan que determine la comisión de expertos creada por la Junta de Andalucía para tal fin.

Estas son las cifras que la empresa presentó hace meses a la Administración regional para pedir su ayuda para sufragar esos 46,1 millones en total, la misma que reclamaban la pasada semana los empleados. Una cantidad que, no obstante, no reconocen los sindicatos, que apuntan a las próximas reuniones con la empresa (la primera, el miércoles) para cerrar definitivamente el coste global del cese de vertidos, cambio de producción y plan social que permitirá dejar en un tercio la plantilla de la fábrica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios