Francisco Menacho, enfrentado a Pizarro, ocupará Gobernación

  • El ex alcalde de Olvera y actual vicepresidente de la Diputación de Cádiz siempre mantuvo las distancias y hasta protagonizó disputas con el consejero saliente

Comentarios 62

La Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz comunicó en la tarde de ayer que el sustituto de Luis Pizarro al frente de la Consejería de Gobernación y Justicia será Francisco Menacho, hasta ahora vicepresidente tercero de la Diputación de Cádiz y concejal en Olvera. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, presidirá hoy la toma de posesión de Menacho, que se celebrará a las 10:00 en el Salón de los Espejos del Palacio de San Telmo antes de que comience la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

En esa reunión se nombrará igualmente como nuevo delegado del Gobierno andaluz en Cádiz al chiclanero Manuel Jiménez Barrios, hasta ahora secretario general para el Deporte de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte.

Tras conocerse la dimisión de Luis Pizarro -aceptada de manera automática por el presidente de la Junta- se inició una lluvia de candidatos como posibles sustitutos. Entre esos nombres sonaron por ejemplo los de la ex ministra de Igualdad, Bibiana Aído; el del ex consejero de Medio Ambiente, José Luis Blanco; el de la militante de Cádiz capital Blanca Flores o el del responsable de Agricultura de la dirección del PSOE-A, Juan Cornejo. Sin embargo, el elegido fue finalmente Francisco Menacho Villalba, que regresará así a la estructura de la Junta de Andalucía 11 años después de que fuera cesado por el entonces consejero de Gobernación, Alfonso Perales.

Francisco Menacho se hace un nombre en la política gaditana cuando en 1983 accede a la Alcaldía serrana de Olvera, cargo que ocupó hasta 1990. Ese año inició su andadura en la Administración autonómica, primero como delegado provincial de la Consejería de Educación y Ciencia (1990-1994) y luego como delegado del Gobierno andaluz en la provincia gaditana (1994-2000).

Situado entonces en la corriente crítica a la dirección encabezada por Perales y Pizarro, Menacho fue destituido de manera fulminante por el primero de ellos después de que en una entrevista en Diario de Cádiz, y ante los rumores de que fuera ascendido en la Junta al no contar con la confianza de Perales, dijera que no aceptaría un ascenso "camuflado de patada en el trasero". Tras su destitución regresó a su profesión como profesor de Secundaria en un instituto de su localidad natal.

Apenas un año y medio después Menacho fue repescado por el hoy secretario general del PSOE de Cádiz y presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, que le dio un puesto de relevancia en su Ejecutiva y que además lo incorporó a la Corporación provincial, primero como cargo de confianza y tras las municipales de 2003 como diputado. Desde 2007 era vicepresidente tercero de la Diputación, institución que ahora abandonará para asumir su nuevo cometido.

Menacho destaca por su trato afable. Situado en a la oposición a Pizarro en Cádiz, alineado con el ex consejero José Luis Blanco, Menacho ha sabido, sin embargo, mantenerse al margen de las disputas mantenidas en el último año entre las direcciones provincial y regional del PSOE. Algo parecido le pasa al que será nuevo delegado en Cádiz, Manuel Jiménez Barrios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios