El Gobierno no dejará a los afectados por las inundaciones "en la estacada"

  • De la Vega se reúne con los alcaldes de los municipios de Córdoba y Sevilla más perjudicados y promete otras ayudas complementarias de "manera inminente"

Comentarios 2

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dejó ayer claro en Palma del Río (Córdoba) que "somos un Estado solidario y no vamos a dejar a nadie en la estacada". Por eso, "en colaboración permanente con la Junta y los ayuntamientos intentaremos que los ciudadanos recuperen la normalidad lo antes posible". De la Vega viajó a Andalucía para conocer "de primera mano" los daños que ha causado el temporal que, con escasas treguas, ha descargado sobre el Valle del Guadalquivir desde mediados de diciembre.

Acompañada por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, el alcalde de Palma del Río, José Antonio Ruiz Almenara, y el presidente de la Diputación cordobesa, Francisco Pulido, visitó las huertas de Pedro Díaz, uno de los lugares más dañados por el agua. Los vecinos de este pago de huerta transmitieron a la vicepresidenta su tristeza y malestar por los daños que ha causado la crecida en los naranjos y en sus domicilios. Palma del Río es uno de los municipios más susceptible de sufrir inundaciones porque confluyen los ríos Guadalquivir y el Genil. La vicepresidenta también se reunió con los alcaldes de los municipios ribereños afectados por las inundaciones de Córdoba y Sevilla para que le explicaran "de viva voz" las necesidades más acuciantes que sufren las poblaciones.

"He querido estar aquí para comprobar los daños que han sufrido los vecinos y expresarles el afecto, la solidaridad y el apoyo del Gobierno", señaló de la Vega, quien comentó que ha estado en "permanente contacto" con el presidente de la Junta para que le diera cuenta puntual de las "terribles consecuencias de estas lluvias". Por ello, dijo que el Ejecutivo "hará absolutamente todo lo que esté en su mano" para paliar los daños y como prueba se refirió al Consejo de Ministros del viernes, en el que se aprobó "un importante acuerdo por el que se encarga al ministro de Interior que, de manera urgente, evalúe los daños para que, en el menor tiempo posible, los damnificados puedan recibir las ayudas que procedan con arreglo al decreto que regula las subvenciones en determinadas situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica".

De la Vega indicó que "no nos vamos a quedar ahí, vamos a dotar de manera inminente otras ayudas complementarias que prevé la recién aprobada Ley de medidas urgentes para mitigar los daños producidos por otras catástrofes naturales", como ayudas destinadas a las explotaciones agrícolas y ganaderas, establecimientos industriales, turísticos y a la red viaria, entre otras.

En este sentido, la vicepresidenta aclaró que "todo el mundo tiene derecho a solicitar las ayudas", pero que será el Ministerio del Interior el que las estudie "caso por caso de manera individual". Insistió en que "el objetivo de las indemnizaciones es el de resarcir, en la medida de lo posible, los daños y las pérdidas".

El presidente de la Junta explicó que "lo más inmediato ya se está atendiendo", ya que se han reparado infraestructuras y dado manutención a los desalojados. Para lo más estructural, añadió, habrá que esperar a que se retiren las aguas porque "hoy por hoy es imposible hacer una evaluación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios