Andalucía

Griñán asegura que la tormenta era inesperada

  • Las previsiones apuntaban la posibilidad de una tormenta seca, asegura el presidente andaluz

Comentarios 2

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, visitó en la tarde de ayer Aguilar de la Frontera para conocer in situ los efectos del temporal, que se ha cobrado la vida de tres personas, dos en la ciudad aguilarense y una en Bujalance. Griñán mandó un mensaje de condolencia a las familias de las víctimas y puso a disposición de los vecinos los recursos de la Administración andaluza para que toda la zona Sur de Córdoba recupere la normalidad cuanto antes. El presidente andaluz reconoció que la tormenta fue inesperada y que no había indicios de que pudiera derivar en trágicas consecuencias.

A este respecto, añadió que todos los dispositivos de prevención estaban en alerta ante el riesgo de incendios, pues las previsiones meteorológicas apuntaban la posibilidad de una tormenta seca, aunque finalmente descargó hasta 200 litros de agua por metro cuadrado en tan sólo unas horas en algunos puntos de la campiña cordobesa. "Había más riesgos por incendio que por agua", aseguró Griñán, quien incidió en que las alertas estaban activadas por la posibilidad de que algún rayo produjera una chispa que, favorecida por las altas temperaturas de la semana pasada, causara un incendio.

Los plenos de las dos ciudades más afectadas, Aguilar y Bujalance, aprobaron anoche la solicitud de zona catastrófica por lo sucedido, así como decretar varios días de luto por el fallecimiento de estas tres personas a causa del temporal. Sobre la declaración de zona catastrófica, el presidente andaluz dijo que en este momento se va a aplicar el decreto aprobado por la Junta de Andalucía para casos de inundación y confió en que la situación generada en estos municipios "se pueda solucionar pronto".

También animó al alcalde aguilarense, Francisco Paniagua, a que "no tenga ningún reparo en la contratación de cuadrillas para devolver la total limpieza del municipio lo antes posible", con el objetivo de que esta "situación se pueda terminar pronto". Griñán explicó que los daños causados por estas lluvias torrenciales se han podido ver favorecidos por la multitud de cuestas que existen en Aguilar de la Frontera, donde además también se está ejecutando una obra sufragada por la Junta de Andalucía, que ha podido incrementar la formación de barro, debido a la arena que se amontonaba para esta intervención. El presidente abogó porque se estudien las causas de la inundación del barrio de El Tejar para que no se vuelvan a producir este tipo de incidentes. Griñán mandó un mensaje de tranquilidad y garantizó que se ayudará a las personas afectadas y se compensarán los daños que no les cubra el seguro.

Tanto el Ayuntamiento de Bujalance como el aguilarense han abierto sendas oficinas de atención a los damnificados, en las que los vecinos pueden  dar cuenta de los daños que han sufrido en sus casas.

Mientras, los servicios técnicos del Ayuntamiento de Montilla también trabajaron toda la jornada en el restablecimiento de la normalidad tras la importante tromba de agua que inundó algunas viviendas y calles de la ciudad. Además, la zona de las piscinas municipales quedó inhabilitada por los efectos del temporal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios