Batalla interna en el psoe

Griñán defiende una "neutralidad activa" camino del apoyo a Chacón

  • Chaves también se declara neutral y desea más de dos candidatos. Jiménez y López, con Pérez Rubalcaba, y Navarro, Barreda y Gómez, con la catalana.

Comentarios 8

El líder de los socialistas andaluces, José Antonio Griñán, anunció ayer ante el Congreso Federal del PSOE que mantendrá como "secretario general" una "neutralidad activa" en el proceso de sucesión de Rodríguez Zapatero.

Estas manifestaciones las realizó en una comparecencia pública programada ante los medios de comunicación mientras se celebraba el Comité Federal socialista que aprobó la ponencia-marco que se debatirá en el Congreso Federal que se celebrará en Sevilla del 3 a 5 de febrero. Ante el principal órgano entre congresos del PSOE prefirió no intervenir y delegó en su secretaria de Organización, Susana Díaz.

Pese a que insistió en defender su posición de neutralidad al subrayar, por ejemplo, que la Ejecutiva Regional del PSOE-A había enviado a Díaz a la presentación de las candidaturas de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón -"Carmen" a partir de ahora para el presidente andaluz-, Griñán quemó ayer una nueva etapa que le llevará, finamente, a apoyar a la ex ministra de Defensa como sucesora de Rodríguez Zapatero.

Mientras tanto, el mandatario andaluz se adornó definiendo su neutralidad activa: "Significa escuchar, conversar, reflexionar y decidir". "Cada militante, delegado, es dueño exclusivo de su voto. Pero la Ejecutiva Regional, tras consultar con las organizaciones provinciales, hará pública cuál es su opinión", agregó. Y se explicó: "Nuestra posición va estar determinada por razones objetivas basadas en los proyectos y también por la capacidad de liderar un proyecto renovado y por la forma de organizar un partido que sea abierto, capaz y representativo de la mayoría social".

Preguntado sobre éste por quién apostará finamente el PSOE andaluz, Griñán dejó claro que Pérez Rubalcaba y Chacón son "dos personas a las que quiero mucho" e insistió en ponerles tarea: "Un proyecto para la sociedad -dijo que los "debates orgánicos me traen al fresco"- y un equipo". Entonces, aseguró que se pronunciará pero "nunca será una opinión de arriba abajo sino abajo a arriba". "Pero sí indicaré quién es más conforme con lo que yo pienso. Lo discutiremos y a partir de ahí, daremos una orientación", sentenció.

A la espera de una posición que se visualizará más claramente en los movimientos que los griñanistas realizarán la próxima semana en las asambleas locales en provincias como Jaén y Cádiz, más afines al ex presidente de la Junta, Manuel Chaves, el secretario general del PSOE-A optó por reclamar "lealtad y juego limpio" a Pérez Rubalcaba y a Chacón. Y, por supuesto, "cordialidad, sentido del humor, inteligencia, escuchar más los problemas de la gente que los problemas del partido".

En su intervención ante los medios de comunicación, Griñán argumentó contra el retraso del Congreso Federal solicitado por varios miembros del Comité por entender que el PSOE no puede llegar a unas elecciones en Andalucía con una situación de interinidad en el partido. Y no dudó en defender la gestión de su Gobierno. "Andalucía fue austera cuando crecíamos y lo ha sido en la crisis", insistió en defensa de una "una política de austeridad capaz de mantener los derechos sociales".

También se refirió en tono crítico al actual Gobierno. En concreto, calificó de "particularmente grave" las afirmaciones realizadas el pasado jueves por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre las pensiones. "Si tuviera durante 100 años ese déficit (0,07%), la Seguridad Social, con un fondo de reserva de cerca de 80.000 millones, no entraría en deuda", dijo.

Al margen de la "neutralidad activa" de Griñán a favor a Chacón, otros dirigentes del PSOE se pronunciaron ayer sobre esta disputa. Así, la diputada malagueña Trinidad Jiménez y el lehendakari Patxi López apoyaron a Pérez Rubalcaba. A favor de Chacón se pronunciaron los secretarios generales del PSOE de Castilla-La Mancha y de Madrid, José María Barreda y Tomás Gómez, así como el de los socialistas catalanes, Pere Navarro.

Por su parte, Chaves se declaró neutral al estimar que tanto Pérez Rubalcaba como Chacón son "una garantía" para Andalucía y para el propio PSOE. En su opinión, sería bueno que hubiera un tercer o incluso "un cuarto o un quinto" candidato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios