El Guadalhorce se desborda veinte años después

  • 23 rescates, 7 en helicóptero. Incomunicados 500 vecinos de Casabermeja. Las presas malagueñas, obligadas al desembalsar. Un ficus de 13 toneladas se desploma en el centro de Málaga.

Comentarios 3

La fuerte tromba de agua que ha caído durante toda la pasada noche y primeras horas de la mañana de este martes ha provocado el desbordamiento del río Guadalhorce a la altura de Cártama, como sucediera en las inundaciones de noviembre de 1989. En esta ocasión las obras de encauzamiento ejecutado en su desembocadura ha permitido contener la fuerza de las aguas que ha llegado a casi 3.000 metros cúbicos por segundo.

Las fuertes precipitaciones que por segundo día han sacudido la provincia de Málaga han provocado cortes en 15 carreteras, además varias familias han tenido que ser rescatadas y unos 500 habitantes de la localidad de Casabermeja quedaban aislados por la crecida del Río Guadalmedina.

En la capital los principales problemas se han registrado en los polígonos del Guadalhorce, Huertecilla y Villarrosa. Además el Ayuntamiento de Málaga ha mostrado su preocupación por el estado de un puente que cruza el río Campanillas y donde han aparecido grietas.

Rescatan a 23 personas, 7 de ellas en helicóptero, en Cártama y Alhaurín de la Torre

Un total de 23 personas han sido rescatadas este martes, 7 de ellas en helicóptero, tras quedar aisladas a consecuencia de las lluvias caídas  en la provincia de Málaga, según ha informado el Centro de Emergencias 112 Andalucía.

En la zona de Las Tres Leguas de Cártama un helicóptero del Grupo de Emergencias 112 Andalucía ha rescatado a seis personas que se vieron sorprendidas por la avenida del agua y en Alhaurín de la Torre otro individuo también ha tenido que ser rescatado por vía aérea, ya que el agua inundaba hasta la segunda planta de la vivienda.

En Cártama, otras dos personas han sido rescatadas por tierra, mientras que en Alhaurín de la Torre doce han sido evacuadas de sus viviendas y un matrimonio ha tenido que ser rescatado con una embarcación neumática.

Además, en Cártama se ha desbordado el río Guadalhorce, que ha alcanzado los cinco metros de altura y que ha ocasionado el corte de carreteras, corrimiento de terrenos, además de viviendas anegadas, vecinos aislados y campos inundados.

En Alhaurín de la Torre se han cortado numerosas carreteras y caminos debido a que se encontraban anegados de agua y por los corrimientos de tierra que se han producido.

Incomunicados 500 vecinos de Casabermeja por las lluvias

Cerca de medio millar de vecinos del municipio malagueño de Casabermeja, de 3.240 habitantes, están incomunicados desde la madrugada de este martes debido a las fuertes lluvias caídas en la provincia.

La crecida del río Guadalmedina, que arrastra abundante tierra, ha ocasionado que el caudal sobrepase el puente de acceso a la urbanización El Alcaide y al núcleo rural Los Portales, lo que ha originado que no se pueda acceder a la zona, según han informado a Efe fuentes del municipio.

Los vecinos que residen en la zona afectada por las lluvias no han podido acudir a su lugar de trabajo y los niños no han podido desplazarse hasta su centro escolar.

Esta es la cuarta vez, desde que comenzó el invierno, que los vecinos del municipio se han quedado aislados debido a las fuertes lluvias registradas.

Todas las presas menos una, obligadas a desembalsar

Sólo la presa de la Viñuela, en la comarca de la Axarquía, no tiene en estos momentos las compuertas abiertas. El resto de los embalses de la comarca del Guadalhorce, así como de la Concepción en la zona occidental de la costa y los dos pantanos de la capital, el Limonero y Casasola, han tenido que aliviar líquido después de alcanzar el máximo posible de las reservas permitidas.

Málaga, que hasta el pasado mes de noviembre padeció serios problemas de sequía, ve ahora como sus embalses se encuentran a casi el 90% y no pueden almacenar más agua.

Un ficus de 150 se desploma en la avenida principal de Málaga

El temporal de lluvia y viento derribó a un ficus de 13 toneladas y casi veinte metros de altura en la Alameda Principal. La caída a primera hora de la mañana no provocó daños materiales pero sí cortó el tráfico durante dos horas, hasta que una veintena de operarios logró cortar el tronco para retirar los restos del centenario árbol y trasladarlos hasta el vertedro de los Ruises.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios