La Guardia Civil desarticula dos organizaciones dedicadas al tráfico de droga

  • Se han incautado un total de 2.150 kilos de hachís y han detenido a 17 personas · Asimismo se ha intervenido una nave dedicada a ocultar el hachís para su envío al Reino Unido con un novedoso sistema de ocultación de droga, en el interior de botes de pintura.

Comentarios 2

La Guardia Civil, en la denominada operación "Coria", llevada a cabo en Sevilla, ha desmantelado dos organizaciones dedicadas al tráfico internacional de drogas y ha detenido a diecisiete de sus integrantes.

Asimismo, se ha incautado de 2.150 kilos de hachís, ocho vehículos, una embarcación y otros efectos procedentes de robos, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Además, se ha intervenido una nave dedicada a ocultar el hachís para su envío al Reino Unido con un novedoso sistema de ocultación de droga, en el interior de botes de pintura.

La operación se inició a raíz de la información obtenida en varias actuaciones relacionadas con el narcotráfico, entre ellas un accidente aéreo ocurrido el pasado año, donde se detuvo a dos personas que transportaban 622 kilos de hachís en una avioneta que se estrelló cerca de la localidad sevillana de Coria.

La droga era introducida desde Marruecos en avioneta o en embarcaciones rápidas a través del río Guadalquivir y parte de los detenidos, residentes en Coria del Río, formaban un grupo que se dedicaba a proveer de embarcaciones rápidas y de lugares donde guardar la droga a la organización principal.

La organización disponía de otra rama dirigida por un ciudadano estadounidense, que proveía de avionetas y pilotos a la red, y las avionetas eran importadas desde EEUU y en España las ponían a nombre de un "hombre de paja".

Los agentes interceptaron las dos furgonetas, en las que se encontraron evidencias del posible transporte de hachís, por lo que sospecharon que podrían haber dejado la droga en un polígono de Cañada del Rosal.

A continuación se localizó una nave de dicho polígono, en la que se localizaron 20 fardos de hachís con un peso de 600 kilos, así como numerosos medios para la ocultación de la droga, como recipientes de plástico y tres envasadoras al vacío.

Los integrantes de la red ocultaban el hachís en botes de pintura y en cada recipiente iba el hachís sellado al vacío y, para que no sonara al agitarse, rellenaban el recipiente con poliespán.

Además de los delitos contra la salud pública, la Guardia Civil ha esclarecido varios delitos contra el patrimonio y ha recuperado efectos robados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios