La Guardia Civil despliega una ofensiva contra la droga en Huelva

  • Detiene a nueve personas acusadas de narcotráfico y desmantela puntos de venta en la capital, Almonte, Punta Umbría y Aljaraque

La Guardia Civil golpeó ayer con toda su contundencia al narcotráfico en varios puntos de la geografía onubense, algunos de ellos en diversas zonas de la propia capital. El dispositivo desplegado echó abajo el negocio que venía funcionando desde hacía tiempo en viviendas dedicadas a la venta de droga. Los agentes detuvieron al menos a nueve personas y se hicieron con dos kilos de cocaína.

La ofensiva -que tuvo una ramificación en el municipio sevillano de Pilas- fue más espectacular que la cosecha. La operación se inició a primera hora de la mañana. Los agentes de la Guardia Civil se desplegaron por diferentes puntos de la provincia para iniciar los nueve registros domiciliarios. En la capital, los vehículos del Instituto Armado se situaron en la calle Galaroza, en Isla Chica, y en la calle Escritor Hermenegildo de la Corte de Pescadería, para proceder al registro de dos viviendas. En la primera de ellas, no sólo hubo un registro: los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas se llevaron detenido a un hombre durante la inspección en la vivienda, además de incautarse de diversos enseres. En el caso de Pescadería, según informaron fuentes cercanas a la investigación, los efectivos encontraron un laboratorio, pero no hubo arrestos.

La escena se repitió en otros puntos de la geografía onubense. La Guardia Civil buscaba a personas bajo vigilancia desde tiempo atrás, implicadas anteriormente en hechos delictivos y que ahora se dedicaban al negocio de la droga. Los agentes detuvieron a varias personas en Almonte y Punta Umbría y el operativo se desplazó también al Rincón, junto a Aljaraque. En total, en la tarde de ayer había nueve detenidos en el marco de esta operación, que seguía abierta.

Además, la Guardia Civil desmanteló también en Huelva ha desmantelado dos puntos de venta de tabaco de contrabando: une en la capital y el otro en Palos de la Frontera.

El primero de los puntos se localizó en un bar de Huelva, en el que los agentes observaron un doble fondo con 99 cajetillas de tabaco de contrabando. Continuada la inspección se descubrieron en un local anexo un total de 2.348 cajetillas más, además de unos 300 kilos de pulpo congelado, destinado a la venta ilegal, y cuya procedencia no fue precisada por el propietario, por lo que la mercancía fue requisada. En el segundo local, en Palos, se incautaron unas 2.000 cajetillas de tabaco, dos vehículos que la organización usaba como lanzadera y cuyos ocupantes avisaban de la presencia de patrullas de la Guardia Civil en la carretera y cuatro teléfonos móviles usados por la organización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios