Guinea Bissau exige 300.000 euros para liberar tres barcos de Huelva

  • El Gobierno centroafricano les acusa de realizar trasvase de combustible de forma ilegal y los mantiene apresados desde hace 14 días · Ministerio, UE y patronal negocian

Comentarios 15

Tres barcos onubenses llevan desde el pasado día 8 de octubre apresados en Guinea Bissau tras ser interceptados por patrulleras guardacostas cuando se encontraban realizando labores de repostaje en alta mar (bunkering). El Gobierno centroafricano les acusa de realizar esta tarea de forma ilegal al mantener que no habían abonado previamente las tasas estipuladas para ello.

Y ahí es donde reside el principal obstáculo ya que, según han confirmado a este periódico fuentes cercanas al caso, las embarcaciones onubenses realizaron el bunkering conforme a la normativa vigente, que exime de ese pago siempre y cuando el trasvase de combustible se lleve a cabo más allá de 24 millas.

Se trata de los buques Sierra de Huelva, de la empresa Baltimar (Herederos de Ángel Muriel); Febel III, de Mariscos Rodríguez, y Alfonso Riera I, de la compañía que lleva su mismo nombre. Los dos primeros con sede en la capital y el tercero con base en la localidad de Lepe, se encuentran retenidos en el puerto de Bissau con una tripulación de 50 personas, entre las que se encuentran casi una decena de onubenses (cada uno de ellos lleva entre 16 y 17 marineros de nacionalidad española, guineana y senegalesa).

Han pasado ya catorce días y lo que un principio parecía un simple defecto administrativo se ha convertido en un problema. De hecho, este periódico ha podido confirmar que tanto el Ministerio de Medio Ambiente Ambiente, Medio Rural y Marino, como la UE y la patronal del sector mantienen conversaciones con el gobierno guineano desde el pasado día 10 de octubre para negociar la liberación de las embarcaciones.

Negociaciones de las que está al corriente la Junta de Andalucía -a pesar de carecer de competencias- y que no están siendo fáciles, ya que la administración centroafricana exige a cada uno de los armadores el pago de una sanción de 150.000 dólares, unos 100.000 euros. Y además ha impuesto un plazo máximo para ello: el próximo miércoles, día 28 de octubre, con lo que restan seis días para avanzar en las negociaciones o hacer efectivo el pago de una multa que se considera "excesiva y sobredimensionada" desde la patronal, ya que se entiende que "en ningún caso se ha incumplido la normativa vigente y tampoco se ha llevado a cabo acción alguna que se pueda considerar como de piratería, "única posibilidad en la que se podría exigir una cantidad de esas dimensiones", mantienen desde el sector, que asegura que es la primera vez que embarcaciones con bandera europea se apresan por estas circunstancias. Desde la Asociación de Armadores de Buques Congeladores de Pesca de Marisco se insiste en que los buques estaban fuera del ámbito fiscal guineano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios