De IDAs y venidas

EL Convenio entre España y Estados Unidos sobre Cooperación en Defensa, suscrito en 1998 y revisado en 2002, fija el número de personal y aeronaves que las fuerzas armadas norteamericanas pueden estacionar en las denominadas Instalaciones de Apoyo (IDA). En Andalucía, estas son las bases de Morón y Rota.

Según el documento, EEUU puede desplegar permanentemente en Morón 500 militares de su fuerza aérea, 75 civiles y 15 aeronaves. Para Rota el nivel de despliegue acordado es de 4.250 militares, mil funcionarios estadounidenses y 36 aeronaves: 18 de patrulla, 13 de reconocimiento y 5 para entrenamiento o servicios administrativos. En casos excepcionales, se autoriza un estacionamiento temporal de otros 900 militares de US Navy (marines incluidos), 1.300 de la USAF y otros 85 del US Army.

Dicho acuerdo permitió que, durante las guerras contra Libia, Irán, Iraq y Afganistán, Estados Unidos haya movilizado efectivos a través de esas bases. Por la de Morón transitan principalmente reactores, entre ellos los famosos bombarderos invisibles B-2 Spirit, o los modernos cazas furtivos F-117 Nigthawk, como ocurrió en el 2003. [Un inciso divertido. Muchos periodistas traducen dramáticamente Nigthawk por Halcón Nocturno, una criatura de ficción, cuando la palabra equivalente en español es chotacabras, una vulgar ave nocturna. Causa más impacto escribir sobre "los temibles halcones nocturnos" que sobre los "temibles chotacabras", pues el personal se lo toma a choteo.]

Rota se ha convertido en la principal base del Mando Aéreo de Movilidad de la USAF y del Mando de Preposicionamiento Marítimo del Cuerpo de Marines en Europa. También es el aeródromo por el que circulan los aviones logísticos y experimentales en tránsito hacia zonas calientes. Su puerto y aeropuerto reciben o despachan, primorosamente empaquetadas por cierto, las sofisticadas UAV o aeronaves espías y de ataque no tripulado. Lo mismo sucede con las lanchas de asalto de los SEAL (si se escribe "focas" no parece igual), uno de cuyos destacamentos, el Equipo 10, permanece estacionado en la Base con frecuencia.

Gran Bretaña, por su parte, mantiene en Gibraltar un arsenal clase X para submarinos. El eufemismo designa a una instalación para reparar sumergibles nucleares averiados. Recientemente constituyó un Grupo Paracaidista de Asistencia a Submarinos (SPAG), para brindar ayuda de rescate en evacuación a dichos navíos. Las Fuerzas Armadas Británicas ejecutan además entrenamientos habituales antiterroristas y con misiles aire-tierra. (El diario Europa Sur del Grupo Joly fue el único medio español autorizado a cubrir un ejercicio con misiles Rapier en 1989).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios