Impiden el suicidio de una mujer que tenía retenidas a sus hijas

  • La mujer llegó a arrojar una bombona de butano y un macetero de metal por el balcón de la vivienda, hasta donde se trasladaron agentes de la Policía Nacional.

Agentes de la Policía Nacional han frustrado el intento de suicidio de una mujer, que padecía esquizofrenia y que amenazaba con arrojarse al vacío desde una quinta planta, todo ello mientras tenía retenidas a sus dos hijas menores de edad en el momento en el que pensaba realizar la referida actuación, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado de prensa. 

Así, la intervención del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) y del negociador de la Policía Nacional fueron "claves" para evitar el trágico acontecimiento. Los hechos tuvieron lugar la madrugada del pasado día 15 de abril, cuando se recibió una llamada a través de la Sala 091 en la que se solicitaba la intervención de la Policía, puesto que una mujer que se encontraba en su domicilio estaba arrojando efectos por la ventana, llegando incluso a lanzar una bombona de butano y un macetero de metal, y amenazaba con tirarse por el balcón desde una quinta planta. 

La mujer, que padecía una "profunda" esquizofrenia, estaba en compañía de sus dos hijas menores de edad, lo cual complicaba la intervención de efectivos policiales en el lugar, teniendo que extremar al máximo las actuaciones a realizar. Desde el primer momento, y tras tener conocimiento real de la situación, se puso en marcha el Protocolo de Incidentes con Rehenes coordinado por la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, en el que se precisó la intervención del GOES y del negociador, el jefe del Grupo de Atracos de la Policía Nacional.

Después de tres horas de desarrollo de la negociación en las que se consiguió aplacar las intenciones y retrasar el desenlace puesto de manifiesto por la suicida en reiteradas ocasiones, efectivos del Grupo Operativo Especial de Seguridad consiguieron entrar en el domicilio, procediendo a la inmovilización y protección de la mujer sin apenas ser detectados.

Ya en el interior de la vivienda, se pudo comprobar que las dos menores se encontraban en perfecto estado y no habían sufrido ninguna lesión. Asimismo, se observó la presencia de documentos y medicación que acreditaban la enfermedad mental de la mujer. Por su parte, la suicida tuvo que ser atendida por los servicios médicos, que, posteriormente, procedieron al ingreso de la enferma en el Área de Psiquiatría del Hospital Virgen Macarena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios