Sevilla

Ingresa grave en el Virgen del Rocío un joven magrebí con un disparo en la cara

  • La víctima fue tiroteada en el barrio de Padre Pío con una escopeta de cartuchos

Comentarios 41

Un joven de 24 años de origen magrebí fue herido por arma de fuego en la madrugada de ayer en una de las calles de la barriada de Padre Pío. El incidente tuvo lugar a las 5:30 y los vecinos, alertados por el alboroto, llamaron rápidamente al servicio de emergencias del 061, que se personó rápidamente en la zona del suceso. Tras ser atendido por los efectivos de emergencias, el herido fue trasladado al Hospital Universitario Virgen del Rocío donde permanece ingresado en el área de Observación de Traumatología del Hospital Virgen del Rocío con pronóstico grave

Según la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía, el joven presenta una "herida por arma de fuego con plomada que afecta a la piel del cuello y la cara". Además de los daños en la piel, el herido tiene afectado ambos ojos por lo que se encuentra a la espera de ser intervenido quirúrgicamente. La Delegación de Salud también informó de que los disparos, posiblemente, se habían efectuado con una escopeta de cartuchos de perdigones. La Policía Nacional ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, por lo que mientras no finalice el proceso de investigación no podrán aclarar el motivo de la disputa y si los tiros se efectuaron con una escopeta.

El joven llevaba unos siete años viviendo junto al resto de su familia en el inmueble número 73 de la calle Puebla de los Infantes. "Era un chico muy normal, no se metía con nadie y cuando pasaba por aquí siempre saludaba a todos los vecinos", comentan los residentes de la zona. Los vecinos de la calle en la que ocurrió el suceso se encontraban muy consternados tras el incidente. "Esto no es una cosa habitual y cada vez que recuerdo el sonido de los disparos se me ponen los vellos de punta" expresa una mujer que estuvo presente en el momento que ocurrió el altercado. El joven magrebí trabajaba en la construcción desde hace años y siempre había tenido un oficio conocido. La mayoría de los vecinos coinciden en que era un joven trabajador que "se le veía pasar diariamente con la ropa de trabajo y al resto de su familia también se le veía que eran trabajadores". 

En las dos persianas del balcón de la casa en la que ocurrió el suceso se puede observar el impacto de los disparos que, como comentan los vecinos, "fueron varios". "El revuelo fue muy grande, todas las personas salimos a la calle y no dábamos crédito de lo que estábamos viendo. Fue muy impactante" expresaron algunos de los vecinos que, según afirman, tardarán en olvidar el episodio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios