Innovación inyecta 87 millones para salvar empresas viables y en crisis

  • Concederá préstamos y otras ayudas y diseñará planes de reestructuración para la mejora de su competitividad · La prioridad son las pymes del sector industrial

Comentarios 2

La Junta reaccionó ayer a la amenaza que se cierne sobre muchas pequeñas y medianas empresas que, pese a su viabilidad, tienen cerrado el grifo del crédito, con un programa de rescate por 87 millones de euros para lo que queda de este ejercicio y el próximo. Esta medida "excepcional", que gestionará la Consejería de Innovación y aprobada en Consejo de Gobierno, va más allá de la simple inyección de liquidez a través de préstamos, ya que recoge un plan de reestructuración de la empresa para la detección de sus debilidades y la búsqueda de soluciones para mejorar su competitividad.

La primera línea de salvamento se resolverá en el plazo máximo de un mes desde su solicitud y consistirá en préstamos o garantías sobre los préstamos para permitir el funcionamiento de la empresa hasta la redacción de su plan de reestructuración. La segunda línea de ayudas, denominada también de reestructuración y que se concederá en dos meses, tiene un efecto a largo plazo y abarca distintos instrumentos financieros -ayudas a fondo perdido, avales o préstamos a bajo interés- para abordar ajustes de plantilla, planes de saneamiento o contratación de un nuevo gerente.

La actual coyuntura económica, como explicó el titular de Innovación, Francisco Vallejo, es lo que ha obligado a reorientar la política de ayudas a las empresas para su creación, modernización e investigación para ampliarlas hacia salvamento y rescate, y así poder esquivar cierres y despidos. Esta medida, fruto del consenso alcanzado con CCOO, UGT y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), se activará en las próximas semanas, una vez reciba el visto bueno de la Comisión Europea.

Aunque no pudo precisar el número de empresas beneficiarias, Vallejo sí aclaró que la prioridad será la pequeña y mediana empresa industrial, con sede en Andalucía o cuyo principal centro de producción esté ubicado en la comunidad, que esté en crisis por necesitar ayuda externa y que ésta le sea denegada por las entidades financieras.

Esta línea de ayudas se completa con otros programas, como los 1.500 millones con los que la Junta avalará a las cajas que concedan créditos a las pequeñas y medianas empresas -también a particulares para la compra de vivienda protegida-, ante el progresivo endurecimiento de las condiciones para su concesión. A éstos se suman planes para poner suelo productivo a disposición del tejido empresarial andaluz -412 millones hasta 2013- y facilitar el traslado de pymes a suelo industrial -50 millones- o nuevos fondos para pymes y micropymes -45 millones-.

Vinculado al sector de la construcción, la Junta también estudia flexibilizar la normativa vigente para que los proyectos turísticos y deportivos, como los campos de golf, que sean calificados de excelencia, puedan llevar aparejados desarrollos residenciales, según adelantó el vicepresidente primero y consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios