Interceptados en una playa de Doñana 2.000 kilos de hachís

  • Los narcos querían introducir la droga en la costa de Chipiona pero fueron descubiertos

La Guardia Civil y el Servicio de Vigilancia Aduanera se incautaron el pasado viernes de un alijo de 2.000 kilos de hachís que iba a ser introducido en la costa de Chipiona (Cádiz) en una embarcación neumática, en una operación en la que fue detenido un varón marroquí, según informó ayer el instituto armado.

La operación se inició sobre las diez de la noche del viernes, cuando los agentes que operaban en las cámaras del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) advirtieron la presencia a unas 5 millas de la costa de Chipiona de una embarcación que navegaba a gran velocidad y sin ningún tipo de señalización luminosa, con rumbo a la desembocadura del río Guadalquivir. Al sospechar que podría tratarse de un desembarco de droga, los agentes avisaron a una de las patrulleras del Servicio Marítimo de Cádiz y a diversas unidades de tierra de las Comandancias de Cádiz y Huelva.

Una vez que la embarcación entró en la desembocadura del Guadalquivir, en una zona en la que su huida resultaba muy dificultosa, un helicóptero de Vigilancia Aduanera la iluminó con su foco desde el aire y una embarcación de la Guardia Civil inició la persecución. Los narcotraficantes tuvieron que varar su embarcación en la playa del Coto de Doñana, frente a Sanlúcar de Barrameda, donde los agentes, también con el apoyo de la Guarda Forestal del Parque de Doñana, les cerraron el paso. La operación culminó con la detención a la mañana siguiente de un varón de origen marroquí, que iba en la embarcación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios