Investigan si un científico de Doñana alteró estudios técnicos

  • El CSIC señala que un análisis sobre las mismas muestras de aves ofrecen resultados que "no concordaban", lo que puede suponer "un posible fraude".

Comentarios 1

El Comité de Ética del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) investiga si el veterinario Jesús Ángel Lemus, que actualmente trabaja con una beca postdoctoral de la Junta de Andalucía en la Estación Biológica de Doñana (EBD) y es experto en patógenos en aves, ha alterado los resultados de unas muestras analizadas correspondientes a la investigación que estaba desarrollando sobre la presencia de hongos, bacterias y virus en cotorras de la ciudad de Barcelona.

En concreto, en abril del pasado año, Lemus detectó en las muestras recogidas sobre esta especie en la Ciudad Condal que el 50 por ciento de los ejemplares analizados presentaban una infección por una bacteria transmisible al hombre. Sin embargo, análisis realizados paralelamente sobre estas mismas muestras ofrecían datos que "no concordaban", según ha explicado a Europa Press el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, quien ha indicado que conoció el caso tras una reunión mantenida con el supervisor de Lemus, José Luis Tella, y otros investigadores, quienes expresaron "sus dudas" sobre las muestras. 

El veterinario, que lleva trabajando en la EBD desde hace un año aproximadamente, ha publicado varios artículos en revistas científicas sobre su estudio en cotorras en Barcelona, que según los datos extraídos podría "suponer una amenaza" para la salud pública, según adelanta este domingo el diario El País. En este sentido, Hiraldo ha señalado que esta situación de incertidumbre "había que dilucidarla", por lo que se dio traslado al Comité de Ética del CSIC. 

En octubre del pasado año y tras cotejar las muestras de los análisis de Lemus con otros realizados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Hiraldo y otros investigadores trasladan al veterinario la situación y la existencia de "errores" en los resultados de los análisis sobre las mismas muestras, que podrían ser, según el director de la EBD, derivados del proceso de análisis de las mismas, de la trascripción de datos o por "falta de ética y, por tanto, de un fraude". No obstante, "hay que aclararlo", ha reiterado de forma prudente.

En una reunión posterior, y con las muestras y los análisis por delante, Lemus mostró la "ofensa" que la incertidumbre suponía para él y abandonó el encuentro, encontrándose desde entonces de baja, según Hiraldo. 

Ahora el Comité de Ética tendrá que progresar sobre el asunto, pues es el órgano responsable por los estatutos del Consejo que tiene que "dilucidar y hacer lo que haya que hacer y llegar donde haya que llegar para solucionar esto". Para esta misión, el Comité, según Hiraldo, deberá utilizar a científicos "no contaminados", esto es, "ni amigos ni enemigos del científico investigado" pues debe ser un proceso externo y lo "más objetivo" posible con personas que "no se dejen influenciar por cosas personales". 

"Lo peor" para un científico

"Lo peor que le puede pasar a un científico es encontrarse a su lado un posible fraude", ha lamentado Hiraldo, que junto a otros investigadores comparten estudios con Lemus. 

El director de la EBD ha insistido en que "la muestra que se ha analizado por dos veces da resultados diferentes", algo que se puede deber a diferentes factores como "un error en el método empleado de estudio, en la trascripción de resultados o un fraude intencionado", que es la cuestión a demostrar por el momento. 

"Lo primero que tenemos que demostrar es si ha habido fraude", ha aseverado Hiraldo, quien ha añadido que ahora hay que investigar otras muestras, pues "si se desconfía de una persona...".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios