'Caso Mari Luz'

Isabel García se niega de nuevo declarar contra el pederasta ante la juez

  • La mujer de Santiago del Valle se limita a decir a la instructora del caso Mari Luz que testificó "bajo coacciones" en Madrid.

Comentarios 13

Nuevo giro de conducta de Isabel García, esposa del pederasta condenado por el asesinato de la pequeña Mari Luz Cortés, Santiago del Valle. Aunque después de tres años, desde que se produjo la detención (25 de marzo de 2008) del matrimonio y de la segunda condenada por el crimen, Rosa del Valle, los vaivenes de la mujer han dejado de provocar sorpresa alguna ni en la judicatura ni entre los abogados, García cambia de táctica por tercera vez en apenas mes y medio.

Ayer, la mujer del pederasta volvía a Huelva para comparecer ante la juez que dirigió la investigación por la desaparición y muerte de Mari Luz, María José Fernández Maqueda, titular del Instrucción 1, tras haber sido imputada por un juzgado de Madrid por omisión del deber de denunciar delitos. El pasado marzo, la mujer culpó a su marido del asesinato (primero en un programa de televisión y luego ante el Instrucción 43 de Madrid).

Custodiada por la Policía Nacional, que la trasladó a la capital onubense desde la ciudad en la que mantiene actualmente su residencia, García llegaba al Palacio de Justicia de Huelva sobre las 11: 40 (con retraso sobre la hora señalada por la juez para el inicio de la comparecencia). Por razones de seguridad, un dispositivo policial rodeaba la sede judicial de forma preventiva, para evitar posibles altercados.

García era conducida de inmediato ante la forense, en la misma Audiencia, para examinarla, determinar su estado y confirmar que estaba en condiciones de poder ser sometida a un interrogatorio. Pero no llegó a ser así.

Después de una hora, aproximadamente, la esposa de Del Valle llegaba a la cuarta planta del edificio para sentarse frente a una juez con la que se ha visto en varias ocasiones desde 2008 y que conoce casi todas sus versiones. Isabel García se acogía a su derecho a no declarar, rechazando así prestar testimonio contra su marido, y no respondió ni a la autoridad judicial, ni al fiscal ni a su propio abogado -una estrategia que en el juicio siguió Rosa del Valle-. Únicamente, según el letrado que la representa, Leonardo Ponce, se limitó a decir que lo que declaró en Madrid lo hizo "bajo coacciones".

En apenas quince minutos, la esposa del pederasta salía del juzgado y dejaba el Palacio de Justicia. A partir de ahora, Fernández Maqueda tendrá que decidir si continúa con la imputación o, por contra le da carpetazo final a la supuesta participación de Isabel García en el crimen de Mari Luz Cortés. García está en libertad provisional, con la obligación de comparecer ante la Policía Nacional todas las semanas y la prohibición de salir del país, por un delito de falso testimonio que lleva el juzgado de Instrucción 3 de Huelva.

La esposa del pederasta fue encarcelada el 27 de febrero pasado, después de que finalizar el juicio contra los hermanos Del Valle por orden del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, que le tomó declaración dos días antes coincidiendo con el último día de la vista en relación a su testimonio en un programa de televisión, en el que culpó al pederasta del asesinato, retractándose de lo que declaró ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios