El juez acusa a Isabel Pantoja de ayudar a Julián Muñoz a blanquear dinero

  • Finaliza la instrucción de una de las piezas desglosadas del caso Malaya · La tonadillera, tras dos años de "considerables pérdidas", compró un apartamento con 360.000 euros en metálico

Comentarios 57

No había sido procesada en el caso Malaya, pero Isabel Pantoja no se librará del banquillo. Ayer fue notificado a las partes el auto de procesamiento de una de las piezas separadas de dicha causa, en la cual se acusa a la tonadillera, a su ex pareja -el ex alcalde Julián Muñoz-, a la ex esposa de éste -Maite Zaldívar- y a otras 11 personas más de un presunto delito de blanqueo de capitales. El juez titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, Óscar Pérez, da así por concluida la investigación y se inicia la solicitud de apertura de juicio oral.

El magistrado describe en el auto el importante "flujo de dinero" que llegaba no sólo a Pantoja, sino a Zaldívar, a su hermano Jesús Zaldívar, a Elia Muñoz Zaldívar (hija del ex alcalde y su ex esposa), y a quienes estaban vinculados, de uno u otro modo, al propio Muñoz. La cantante, "por tanto, se relacionó con una persona implicada en actividades ilícitas y de la que resultaban importantes beneficios económicos, siendo razonable pensar que la naturaleza de la relación le permitía conocer aquella circunstancia", se explica en el auto.

De este modo, para el juez es "sospechosa" la adquisición por parte de Pantoja de un apartamento en el Hotel Guadalpín a través de la sociedad Franbel Artis SL, de la que la tonadillera era administradora única, el 24 de febrero de 2003. Si bien ésta alegó haber realizado la compra (cuyo montante total, IVA incluido, ascendió a 353.695,63 euros) con "360.000 euros en efectivo en su domicilio", el análisis de la contabilidad de la empresa demuestra que esta compra no se incluye en ella. "Se da la circunstancia de que en los ejercicios 2003 y 2004 tuvo pérdidas considerables, siendo en el año 2005 cuando contabiliza dicha adquisición en declaración de fecha 25 de julio de 2006". Este dato "cobra especial relevancia puesto que la detención de Julián F. Muñoz se realizó en fecha 19-07-2006, tan sólo seis días después". Añade el magistrado que "no se detecta el pago para la adquisición del inmueble", y algo que "llama la atención". El 26 de febrero de 2003, dos días después del otorgamiento de la escritura de venta, "el alcalde [entonces Muñoz] alzó la paralización de obras" del hotel Guadalpín. También genera dudas la adquisición del inmueble Mi Gitana, por 3,5 millones de euros.

En el auto se detalla con especial interés las cuentas privativas y societarias de la cantante. De su análisis, "resulta llamativo que durante el año 2002 (antes de su relación con Muñoz), sólo ingresó en efectivo 4.816,20 euros. Sin embargo, durante 2003 (ya unida al alcalde), las imposiciones en efectivo de sus cuentas privativas fueron de 293.497,36 euros […], lo que contrasta con su propia declaración de IRPF", donde se declararon ingresos de 132.302,34 euros. Según el dictamen judicial, Muñoz "intervenía personalmente en el negocio ganadero de María Isabel Pantoja a través de Franvel Artis SL, realizando incluso personalmente pagos en metálico".

En este punto, Pérez ahonda: "Existen, por tanto, indicios de un posible delito de blanqueo de capitales, pues relacionada con persona sospechosa de realizar actividades delictivas, su propia actividad profesional no justifica la capacidad económica para hacer frente a las inversiones realizadas".

Cuando Julián Muñoz pasa a convertirse en alcalde accidental y posteriormente en regidor, antes de que la moción de censura le arrebatase el sillón, el entorno familiar del ex primer edil también tuvo un importante flujo de capitales, lo que ha acabado en la imputación de ex mujer, el hermano de ésta, Jesús Zaldívar, su hija, Elia Isabel Muñoz Zaldívar, y los empresarios José Miguel Villarroya Villar, Paula Villarroya Pattier, Gonzalo Iñigo Villarroya y Alicia Villarroya Azagra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios